icon

Covid-19 como ejercicio para la guerra biológica que viene

En una entrevista con la edición rusa de Forbes, el profesor Leonid Roshal, presidente del Instituto de Investigación de Cirugía Pediátrica de Emergencia y Traumatología, explicó que la pandemia de Covid-19 ha funcionado como un "ensayo para la guerra biológica", y que el virus de rápida propagación fue una prueba para los sistemas de salud del mundo.

Leonid Roshal y Vladímir Putin en Moscú, Rusia. Roshal se encuentra muy vinculado a la gobierno ruso.

Leonid Mikhailovich Roshal es un pediatra de Moscú, Rusia, experto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), presidente del Fondo de Caridad Internacional para ayudar a los niños en desastres y guerras. 

Roshal se hizo famoso cuando negoció con terroristas chechenos durante la crisis de rehenes en el teatro de Moscú en 2002. 

También como negociador en la crisis de rehenes de la escuela de Beslan en 2004, tratando de convencer a los secuestradores de que permitieran que los rehenes tuvieran comida y agua.

Pero Roshal es muy polémico en algunos ambientes: en 2013, durante una conferencia de prensa le preguntaron sobre la ley de propaganda gay rusa discutida por el Parlamento ruso: "Seré breve: odio a los gays y todo lo relacionado". 

En una entrevista con Forbes, Roshal, presidente del Instituto de Investigación de Cirugía Pediátrica de Emergencia y Traumatología, explicó que no todas las naciones estaban listas para una afluencia masiva de pacientes, y su falta de preparación ha sido expuesta por la pandemia.

"Cuando analizo la situación actual, entiendo que es un ensayo para la guerra biológica", explicó. "No estoy diciendo que este virus fue creado por humanos ... pero sí que es una prueba de la fortaleza del sistema de salud, incluida la defensa biológica del país".

De acuerdo a RT, el médico también elogió al pueblo ruso y al gobierno por su papel en la batalla contra el coronavirus, felicitando al público por apoyar la decisión "correcta y oportuna" del país de imponer restricciones de entrada y otras medidas.

La guerra biológica es una forma singular de combate en la cual se emplean armas que contienen virus o bacterias capaces de infligir daño masivo sobre fuerzas militares y/o civiles.

El uso de armas biológicas está prohibido por las Naciones Unidas; sin embargo, muchos países —potencias militares— cuentan con este tipo de arsenal en forma no sólo de bombas sino de otro tipo de agentes de esparcimiento menos convencionales.

El uso de armas biológicas integra la categoría que la Doctrina Militar estadounidense denomina 'Guerra de cuarta generación', que incluyen los conflictos de baja intensidad, el Terrorismo de Estado, las operaciones encubiertas, el Terrorismo y Contraterrorismo, la guerra Cibernética, etc.

La opinión de Roshal contrasta muchísicomo con la del biólogo y científico Shiva Ayyadurai, doctorado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts Masachusset (MIT), quien llegó a escribir en Twitter que el “alarmismo del coronavirus” entrará para la historia como “una de las mayores fraudes para manipular la economía, eliminar el disenso y empujar remedios obligatorios”, una posición que reafirmó después, pese al alud de críticas que recibió.

“Nuestro futuro, nuestra salud, nuestra economía, nuestra libertad está bajo ataque y no podemos sucumbir al fascismo que traen el miedo y la #FakeScience”, agregó.

En cuanto a Roshal, él cree que la tasa de mortalidad está relacionada con la introducción oportuna, o no, de restricciones de ingreso al país y medidas de distanciamiento social.

Rosal dice que es necesario seguir usando máscaras y guantes, que los niños enfermos no deben ser enviados a jardines de infantes, que se deben respetar las medidas sanitarias en las empresas, que se debe prohibir a los trabajadores que no se sienten bien asistan a sus trabajos y que deben ser testeados por coronavirus.

"El coronavirus prueba la resistencia de la humanidad y cómo podemos resistir una catástrofe biológica grave", concluye el médico.