icon

El pastor celebró por el Ku Klux Klan... y tuvo que renunciar

Will Dismukes, quien dirige la Iglesia Bautista Pleasant Hill, en Alabama, tuvo que renunciar a conducir esa congregación luego del escándalo que provocó su participación en un evento en honor al líder de la Confederación y Ku Klux Klan, Nathan Bedford Forrest

La imagen borrada de Facebook que detonó el escándalo.

Will Dismukes, quien dirige la Iglesia Bautista Pleasant Hill y también es funcionario en la Legislatura de Alabama, participó de la celebración del cumpleaños N° 199 del general confederado Nathan Bedford Forrest (nació el 13/07/1821).

El evento sucedió en Selma, localidad emblemática a causa del reclamo por los derechos electorales de los afroamericanos estadounidenses.

De Selma salieron 3 famosas marchas a la capital del estado, Montgomery, comenzando por la del 07/03/1965, conocida como 'Domingo Sangriento' por la feroz represión contra sus participantes, y que terminó en la reforma electoral estadounidense para permitir el libre sufragio de los descendientes de los esclavos.

En cuanto a Forrest, él fue general del Ejército confederado, reconocido estratega, que luego de la derrota de quienes querían una secesión de la Unión, se marchó a Memphis, arruinado en sus finanzas por la pérdida de sus esclavos. Allí ingresó a una compañía ferroviaria, de la que llegó a presidente.

En Memphis, Forrest cofundó el Ku Klux Klan, integrado por veteranos confederados comprometidos en la intimidación violenta de negros, norteños y republicanos. Él llegó a decir que el KKK tenía más de medio millón de miembros, y que él podría, si lo requería, reunir a 40.000 de ellos en 5 días.

El pastor Dismukes publicó, en la red social Facebook, una foto de sí mismo frente a un retrato del Forrest, 1er. Gran Mago KKK, y rodeado de banderas confederadas. Por si faltara agregar algo al despropósito de Dismukes es el auge en USA de la consigna Black Lives Matter que apunta a modificar el segregacionismo racial que persiste en la sociedad estadounidense.

La publicación de la imagen de Dismukes provocó mucha repercusión, luego fue borrada de Facebook pero los líderes de la Asociación Bautista y de su propia congregación en Prattville, le pidieron que se apartara.

Prattville es la cabecera del condado de Autauga, 1544 km2 y una población de 45.000 habitantes. 

Mel Johnson, de los bautistas de Autauga, informó que "... las iglesias bautistas de Autauga pueden mantenerse enfocadas en los esfuerzos de la Gran Comisión para comunicar el Evangelio y alcanzar nuestro mundo para Cristo."

Dismukes, un afiliado al Partido Republicano, luego de asumir en 2019 como representante (diputado) del distrito 88 de Alabama, fue votado como pastor de Pleasant Hill, una iglesia bautista de 100 miembros donde había servido como capellán de jóvenes.

Si bien ha perdido su lugar en el púlpito, conserva su escaño en la Legislatura provincial.

Dismukes inicialmente le dijo a una estación de televisión local que estaba sorprendido por la repercusión negativa porque "ni siquiera estaba pensando en ... la conexión de Nathan Bedford Forrest con el Ku Klux Klan": ¿? Es tan conocida que en la película Forrest Gump, el personaje que representa Tom Hanks explica que se llama Forrest por un general, y entonces aparece una imagen de Hanks con uniforme confederado y una túnica del KKK. 

El otro problema de Dismukes fue que el evento en Selma ocurrió el mismo día en que se hacían las ceremonias locales en honor al fallecido representante estadounidense John Lewis, quien fue líder de las marchas junto al pastor Martin Luther King Jr.

Dismukes conserva el cargo de capellán de los Dragones Prattville, un grupo de Hijos de Veteranos Confederados, culpó a los críticos por un "sentimiento anti-sureño" que desearía "cancelar la cultura" de Alabama.

El tema no es menor porque en una encuesta de la web Politico y la consultora Morning Consult, más de la mitad de los evangélicos dijeron que consideraban la bandera confederada más como un "símbolo del orgullo del sur" que un "símbolo de racismo". (El 43% de los estadounidenses en general estuvo de acuerdo).

Los pastores evangélicos se enfrentan a un escrutinio por sus cargos cuando los estadounidenses reconsideran el lugar de los líderes y símbolos confederados. Por ejemplo, los bautistas de Mississippi se unieron al movimiento para eliminar el emblema confederado de la bandera del estado, y lo consiguieron.