icon

Las 3 claves para bajar el covid-19 en 3 semanas

Muy interesante el diálogo entre el Cirujano General estadounidense, vicealmirante Jerome Adams, y el grupo de pastores que lo entrevistó por las reuniones religiosas presenciales. Pero más interesante aún el anuncio de Andy Stanley, 1 de los 10 pastores más influyentes de USA.

“Poner a una organización a merced de las circunstancias, no es una forma de liderar”, dijo Andy Stanley. “La gente necesita certezas. No podemos proporcionar certezas. ¿Qué podemos ofrecer, entonces? Claridad es la 2da. mejor opción".

Cirujano General Jerome Adams: "Podemos cambiar esto en 3 o 4 semanas, haciendo 3 cosas simples: ** Abrazando el uso de máscaras faciales cuando estamos en público, ** Asegurándonos de lavarnos las manos con frecuencia durante 20 segundos o usar desinfectante para manos, y ** Observando una distancia social."

En USA, Ed Stetzer -director ejecutivo del Centro Billy Graham, en Wheaton College (Illinois)- y un grupo de líderes religiosos visitaron al vicealmirante Jerome Adams, el 20º Cirujano General de los Estados Unidos, para conocer las precauciones a considerar en la reapertura de templos, iglesias y otras congregaciones religiosas.

Ex comisionado de Salud en Indiana (estado del que fue gobernador el vicepresidente Mike Pence), Adams es un afroamericano que protagonizó una polémica porque, cuando comenzó la pandemia: él  desaconsejó el uso de mascarillas y tapabocas, pero luego rectificó su posición, afirmando que había nueva información disponible acerca del coronavirus SARS-CoV-2 (severe acute respiratory syndrome coronavirus 2,​ o coronavirus tipo 2 del síndrome respiratorio agudo grave).

La 1ra. pregunta que le hicieron fue: "¿Qué consejo médico desea que le comuniquemos a las iglesias?"

La respuesta:

"(...) Es difícil lograr que las personas hagan algo cuando no ven una recompensa por sí mismas en el back-end. Es difícil lograr que las personas hagan algo difícil sin una línea de tiempo en la que estén trabajando, donde sepan cuándo va a terminar...

Arizona fue uno de los lugares más difíciles del país. Hace solo 3 semanas, los casos estaban fuera de control. Pudimos cambiar eso haciendo simples medidas de salud pública...

Entonces, mi mensaje, si estuviera hablando con sus feligreses, sería que podemos cambiar esto en 3 o 4 semanas, haciendo 3 cosas simples:

** Abrazando el uso de máscaras faciales cuando estamos en público,
** Asegurándonos de lavarnos las manos con frecuencia durante 20 segundos o usar desinfectante para manos, y
** Observando una distancia social.

No es sencillo conservar tu distancia, porque hay algunos detalles importantes que incluyen no tener grandes reuniones y no tener fiestas en la casa, no ir a bares y evitar reuniones de más de 10 personas y mantener una distancia de 6 pies (1,8 metro) de distancia. Suena simple, pero realmente eso es lo que necesitamos hacer y la recompensa que obtienes, si lo hacemos, es que podríamos cambiar nuestras estadísticas en 3 o 4 semanas, para poder abrir escuelas, y volver adorar.

Necesitamos que las personas entiendan que si podemos lograr que nuestras personas más jóvenes, que tienen la mayor energía y capacidad para difundir mensajes pero son muy problemáticas para el contagio no sólo de covid-19, cooperen, en 3 o 4 semanas, podemos reducir las tasas en las comunidades hasta el punto en que podamos abrir lugares de culto.

Miren a Nueva York, literalmente el lugar más difícil del mundo pero sus tasas de positividad ahora están muy por debajo del 5%, están en una posición en la que pueden abrir escuelas y abrir lugares de culto nuevamente."

Ed Stetzer hizo una 2da. pregunta a Adams: "Parte del desafío es que el 70% de las iglesias, según un estudio de Lifeway Research, ya se están reuniendo de nuevo. Sé que lo están haciendo sin directivas o protocolos, ¿qué consejo médico desea que le enviemos a nuestras comunidades religiosas?"

Cirujano general Adams: "Si ya se está reuniendo, diría que es el N°1 es: Asegúrese de proteger a los vulnerables. Asegúrese de que las personas mayores y las personas con afecciones médicas crónicas no asistan a esas reuniones o que lo considere, porque esas son las personas con mayor riesgo de morir o tener complicaciones graves por covid-19. Necesitan proteger a esas personas.

, al menos 6 pies (1,8 metro) y aliente a las personas que están cerca de otras personas, no están en su hogar y deben usar una mascarilla. Si se reúnen, comprendan que a este virus le gusta propagarse de persona a persona. Cuanto más cerca estemos el uno del otro, es más probable que se extienda. Cuanto más lejos estemos, es menos probable que se propague. Cuantas más barreras tengamos en el medio, y una máscara es una barrera que evita que esas gotas salgan cuando estamos hablando, cantando o tosiendo, las barreras que tenemos evitan la propagación del virus.

N°3: Debe decirles a esas personas es que, si desean abrir y permanecer abiertos, deben ser los más firmes defensores en la comunidad de usar una mascarilla o tapabocas y cumplir todas las cosas que reducirán la tasa de transmisión."

Hasta 2021

Precisamente cuando esto sucedía, Andy Stanley, quien según Outreach Magazine es 1 de los 10 pastores vivos más influyentes de USA, anunció que sus iglesias, muy presentes en Atlanta (Georgia), directamente no reanudarán los servicios de adoración presenciales hasta 2021 para no correr riesgos del nuevo coronavirus.

Su congregación central, North Point Community Church, de 38.000 asistentes regulares, fue la 1ra. congregación importante estadounidense en retrasar los planes de reapertura hasta el próximo año. 

Ahora bien, en una encuesta del Grupo Barna realizada durante la semana pasada, según la revista Christianity Today, el 5% de los pastores dijeron que no esperaban reabrir este año. Es un pequeño cambio si se considera que 2 meses antes, ninguno de los encuestados pensaba que el cierre de sus iglesias seguiría mucho más.

North Point había anunciado en mayo planes para una reapertura el 09/08, pero decidió posponer al menos 6 meses más, en lugar de esperar y ver qué pasa con el virus en el otoño del Hemisferio Norte.

Poner a una organización a merced de las circunstancias, no es una forma de liderar”, dijo Stanley. “La gente necesita certezas. No podemos proporcionar certezas. ¿Qué podemos ofrecer, entonces? Claridad es la 2da. mejor opción".

En un video enviado por Facebook a su congregación, Stanley explicó que si North Point reanudara los servicios, apenas una pequeña parte de la iglesia podría asistir, y la iglesia no podría garantizar la seguridad contra el virus, además de tener que afrontar una logística muy difícil para localizar los contactos estrechos recientes en caso de que ocurriera un brote.

En cambio, posponer la reapertura permite enfocarse en crear programas para atraer a las personas ahora, incluso a través de ofertas digitales mejoradas y reuniones en persona pequeñas y limitadas.

"Los servicios presenciales durante covid-19 no son misioneros ni evangelísticos, a menos que, por supuesto, la única misión de una iglesia sea reunirse en un edificio", concluyó.