icon

Trump aseguró que la industria del petróleo mejorará

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, promocionó la independencia energética de Estados Unidos y prometió que la industria petrolera nunca más dependerá de proveedores extranjeros hostiles en un discurso en Midland, Texas.

También estamos aquí para enviar un mensaje claro a los fanáticos, radicales y extremistas que intentan cerrar su industria y hacer que Estados Unidos esté al servicio de los productores extranjeros. Eso no volverá a sucederle a esta nación", dijo Trump en el discurso que fue en parte un discurso de campaña y en parte un intento de aumentar la moral de los productores y trabajadores de la cuenca del Pérmico que han visto lo peor del colapso de la demanda y el precio del petróleo en los últimos meses.

Trump prometió hoy 30/7 revivir a la industria petrolera.

Nunca más volveremos a depender de proveedores extranjeros hostiles. Defenderemos sus trabajos y defenderemos el Estado de la Estrella Solitaria”, dijo el presidente Trump, al anunciar algunas acciones inmediatas para impulsar la energía estadounidense.

Una es que las autorizaciones de exportación de gas natural licuado estadounidense (GNL) ahora pueden extenderse hasta 2050. El presidente Trump también firmó cuatro permisos que aprueban la infraestructura de tuberías y ferrocarriles entre Texas y México.

"Esto incluirá dos permisos que permiten la exportación de crudo de Texas a México, una victoria gigante para los trabajadores de este estado que has estado buscando durante muchos años", dijo el presidente Trump.

El presidente también agradeció a Arabia Saudita, Rusia y la OPEP + por unirse para reducir 9.7 millones de bpd de su producción combinada en mayo y junio y por estabilizar los precios del petróleo.

Esta acción estabilizó los precios mundiales del petróleo que habían estado en caída libre, y salvó millones de empleos energéticos, y francamente, salvó a su industria. Hace cuatro meses, la gente estaba muy, muy preocupada por esa industria. Y ahora solo será una cuestión de qué tan rápido pondrán a las personas”, dijo el presidente Trump.