icon

Ha comenzado la Batalla de las Tierras Raras

Las Tierras Raras serán el próximo frente en la guerra de la cadena de suministro entre USA y China. Resulta que China domina la extracción y refinado de materiales esenciales para la tecnología de consumo y el armamento sofisticado. USA necesita cerrar la brecha si quiere mantener su conflicto con China. Donald Trump invitó al Pentágono a revivir las industrias extractivas y 'restituir' los empleos estadounidenses. Pero se desconoce si alcanzará su objetivo.

Tierras Raras es el nombre común de 17 elementos químicos: escandio, itrio y los 15 elementos del grupo de los lantánidos (lantano, cerio, praseodimio, neodimio, prometio, samario, europio, gadolinio, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio y lutecio). En la imagen, una muestra de 4 de ellos.

Lago tóxico en Baotou. El procesamiento de las Tierras Raras es altamente contaminante. Por eso comenzó a abandonarse esa tarea en Occidente, prefiriéndose que el trabajo sucio lo hicieran los chinos. Pero el problema ahora es considerable.

El lago de Baotou, situado en la parte occidental de la Región Autónoma de Mongolia Interior, comenzó a formarse en 1958 y actualmente continúa extendiéndose. Eso se debe a que para la extracción de las Tierras Raras se utilizan elementos tóxicos como el ácido fluorhídrico, el dióxido de azufre y el ácido sulfúrico. Además, por cada tonelada de elementos de Tierras Raras extraídos se generan 240 metros cúbicos de aguas residuales ácidas y una tonelada de residuos radiactivos. Muchos de estos elementos tóxicos se vierten al lago mediante tuberías

Las minas en Baotou, en Mongolia Interior, producen alrededor de 60.000 toneladas de óxidos de Tierras Raras al año, o la mitad de la producción total en China. Son 17 elementos con nombres casi impronunciables como gadolinio y praseodimio, no son particularmente raros ni universalmente valiosas, pero son difíciles de extraer y caros de refinar.

No es sencillo vivir en Baotou, no sólo por sus inviernos de -15°C. Un informe de 2015 describe a Baotou como "el peor lugar en la Tierra", a causa de la contaminación severa por la refinación de metales

Sin duda, lo de Baotou es mucho más grande que las 20.000 toneladas producidas en Australia, principalmente por Lynas, una compañía financiada por sus clientes japoneses. 

Un nuevo proyecto en Burundi, África, propiedad de Rainbow Rare Earths, que cotiza en Londres, Reino Unido, apunta a una producción de 5.000 toneladas de concentrado, que contienen 50% de ese tonelaje en óxidos valiosos. 

Lynas anunció un acuerdo preliminar con la empresa química con sede en Texas, Blue Line, para establecer una instalación de procesamiento de Tierras Raras en USA.

La minería 'aguas arriba' de Tierras Raras implica desenterrar una gran cantidad de materiales. Se pueden producir unase 8,5 toneladas de óxidos de Tierras Raras a partir de 100 toneladas de rocas y tierra removidas por en el caso de Mountain Pass, en California. 

En Baotou, norte de China, son 6 toneladas sobre 100.

En California, las estrictas regulaciones ambientales significan que las aguas residuales de las actividades mineras deben tratarse antes de la descarga

En China, la cuestión ambiental nunca fue decisiva. Pero los gobiernos locales han intensificado la implementación de regulaciones ambientales en los últimos años para reprimir la minería ilegal que bordea el sistema de cuotas que regula Beijing.

Choque de planetas

A medida que las relaciones entre USA y China alcanzan nuevos mínimos, Washington DC necesita resolver un gran talón de Aquiles: su dependencia de Beijing para la provisión de Tierras Raras, sin las cuales no hay teléfonos inteligentes ni baterías de automóviles eléctricos ni misiles ni aviones de combate F- 35.

El 'halcón' Ted Cruz, senador republicano de Texas, presentó un proyecto de ley para estimular la producción estadounidense de minerales críticos.

Martijn Rasser, miembro del Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense, advirtió: "Si China realmente está dispuesta a restringir sus exportaciones, nos espera un duro viaje en los próximos años".

Es tan amplio y consolidado el dominio de China sobre las reservas de los metales estratégicos en base a su modelo dirigido por el Estado, que a USA podría llevarle más de una década crear una cadena de suministro equivalente y relativamente segura. 

"El tema de los metales raros es un microcosmos de amplio espectro", dijo Paul Haenle, presidente del Centro Carnegie - Tsinghua y ex director de Asuntos de China en el Consejo de Seguridad Nacional. "También representa preocupaciones de seguridad nacional", él agregó.

Todo esto ocurre mientras hay otras prioridades tales como la pandemia provocada por el nuevo coronavirus.

Pero una referencia sobre Tierras Raras aparece en la Ley de Presupuesto de Defensa.

"Tenemos que encontrar un mensaje económico para contrarrestar al Estado chino", dijo un miembro republicano del Senado republicano, según el diario South China Morning Post, de Hong Kong, propiedad del Grupo Alibaba. "Y la Tierra Rara es una gran parte del problema".

El Pentágono, receloso de su dependencia de los suministros chinos para sus sistemas de armas, ha esbozado un plan para organizar sus cadenas de suministro de minerales, aprovechando 2 de los temas favoritos de Trump: 

#revivir las industrias extractivas y 
#"restituir" los empleos estadounidenses. 

Los analistas creen que la propuesta de Trump en 2019 acerca de comprar Groenlandia a Dinamarca, estaba vinculada a sus grandes reservas de Tierras Raras.

Los críticos dicen que USA ha jugado mal su mano, cuando le tocó hacerlo.

Washington DC abrió de manera inexplicable la puerta a los inversores chinos en Mountain Top, California.

En 2017, el Comité gubernamental que revisa los acuerdos de seguridad nacional aprobó una venta por US$ 20,5 millones a MP Materials -un consorcio de inversiones que incluye al financista James Litinsky, algunos inversores de Nueva York y la empresa estatal china Shenghe Rare Earth Shareholding Company, que controla una participación del 9,9%- el yacimiento de Tierras Raras más importante en su territorio.

"Todas las alarmas deberían haber estado sonando en Washington DC", dijo Thomas Kruemmer, director de Ginger International Trade & Investment, con sede en Singapur, que se especializa en metales estratégicos. "La Administración Trump se equivocó".

En una entrevista, Litinsky dijo que la atención acerca de los accionistas chinos de MP está equivocada. "Nuestra misión como empresa es devolver toda la cadena de suministro de Tierras Raras a los Estados Unidos de América".

El sitio web de MP Materials promociona un contrato que le otorgó el Pentágono aunque varios senadores se opusieron fuertemente a los lazos de la compañía con China y bloquearon la operación.

Incluso sin la participación china en MP Materials, USA depende de China en el 78% de los elementos de Tierras Raras que utiliza. Sucede que China también es el líder mundial en procesamiento, incluida la producción de Mountain Top, que actualmente se vende a China para su refinación.

“La propiedad [china] es quizás del 9,9%. Pero en términos de ingresos de MP, el 100% de sus ingresos provienen del lado chino", dijo Daniel McGroarty, miembro de la junta asesora de USA Rare Earth, que controla la mina Round Top Mountain en el extremo oeste de Texas.

Kruemmer: "Si China no compra las cosas de Litinsky, puede mezclarlas con su café de la mañana".

El dominio de China en el procesamiento, que tiende a crear material que causa cáncer y, a menudo, desechos radiactivos como subproductos, se ve reforzado por un informe de 23.000 patentes pendientes o ya inscriptas en USA.

"La gente estaba más que feliz de que China hiciera todo el trabajo sucio", dijo Rasser. "Pero ahora China tiene el control del mercado".

Se espera que el mercado global de elementos de Tierras Raras, incluido su uso en imanes permanentes -que se encuentran en los escáneres de resonancia magnética, las baterías y alas de misiles-, crezca rápidamente a medida que aumenta la demanda de productos de energía renovable como los vehículos eléctricos.

¿Beijing podría bloquear las exportaciones de Tierras Raras? Los políticos y estrategas militares tienden a ver un mayor riesgo de que eso suceda, los ejecutivos de la industria algo menos.

Beijing ya lo hizo en el pasado. Hace una década, China detuvo las exportaciones a Japón durante varias semanas después de una disputa territorial. Posteriormente, Beijing afirmó que esas exportaciones de Tierras Raras se restringieron para ayudar a la estabilidad del mercado y al medio ambiente.

Tiempo atrás, la visita del presidente chino, Xi Jinping, a una refinería de Tierras Raras en la provincia de Jiangxi estimuló a los funcionarios estadounidenses a redoblar los esfuerzos destinados a crear una industria nacional. 

"China juega este juego mucho mejor que USA, pero creo que fue un paso en falso", dijo Pini Althaus, director ejecutivo de USA Rare Earth. "Todo lo que se logró con esa visita del presidente Xi fue encender un fuego en USA... fue contraproducente".

Ahora bien, incluso si Beijing no juega duro, los clientes extranjeros enfrentan escasez a medida que la demanda de Tierras Raras se expande en China, que ya utiliza más de la mitad de la producción anual mundial. 

Y el ambicioso plan nacional "Hecho en China 2025" se basa en industrias que utilizan Tierras Raras e imanes permanentes.

La respuesta tardía de Washington DC en una industria que alguna vez dominó describe la situación, de USA enfocado en las ganancias a corto plazo y las soluciones reactivas, mientras que China puede adoptar un enfoque más estratégico acorde con una economía dirigida por el Estado y supervisada por un posible Presidente vitalicio, es el enfoque de Beijing.