icon

El oro es la clave cuando las tensiones, la pandemia y la economía se complican

Los casos de Covid-19 aumentan en Asia y por eso las acciones caen. En USA pasa exactamente lo mismo pero las acciones suben. La creciente ola de casos en USA provoca que los inversores estén con expectativas por nuevos estímulos de la Fed que impulsarán de algún modo -momentáneamente- la economía. Por lo tanto la cotización de Wall Street es a la inversa de lo que cualquier terrestre podría pensar.

El oro pasa a ser la moneda de refugio de los inversores.

Sin embargo la suba más real de todas, la que demuestra lo que realmente está sucediendo en la cabeza de los inversores y que deja ver el bache en la economía a nivel global es la del oro. El metal amarillo se acerca a los 2.000 dólares a medida que los traders de los mercados buscan refugio ante la caída del dólar y la no firmeza de las bolsas. El oro cotiza en este momento US$ 1.942 la onza, subiendo 2,14 por ciento. Es impulsado por las tensiones entre USA y China, y por la cantidad de casos de Covid-19 que superaron los 16 millones a nivel global lo que provoca que nuevos confinamientos sean posibles afectando así a la economía de los países.


El crudo estaba con pérdidas hasta que el dólar se debilitó y cuando el dólar se debilita lo que sucede es que todas las commoditties que cotizan en esa moneda mejoran por que lógicamente es más barato para los tenedores de otras monedas por ejemplo el euro, yuan, etcétera, debido al tipo de cambio. Es por esto que el petróleo pasó a ganar hasta que los nuevos casos de Covid-19 en USA provocaron una huida del mercado por los temores a nuevos confinamientos que apaguen la demanda del mismo. Ahora el crudo WTI de Texas cotiza US$ 40,70 cayendo -1,43%. El Brent se ubica en US$ 43,16 (-1,46%).

El Bitcoin rompió la resistencia en 9.500 dólares y pegó el salto hasta los actuales 10.381 dólares apuntando directamente a la resistencia en los 10.500 dólares. El rendimiento al momento de escribir esta nota es de +4,54 por ciento. En caso de superar esta nueva resistencia, el próximo nivel se ubicaría directamente en los US$ 11.000.