icon

HSBC queda en medio del caso Meng Wanzhou (Huawei)

HSBC, con sede en Londres (Reino Unido) tiene el 80% de sus negocios en Asia, y en China en particular es uno de los mayores prestamistas extranjeros, con un voluminoso negocio de banca minorista y corporativa en el país. El tabloide Global Times, propiedad del Partido Comunista Chino, ha acusado a HSBC de proporcionar a USA información falsa que inició el proceso contra Meng Wanzhou, directora financiera de Huawei y primogénita del fundador de la compañía, arrestada en Canadá en diciembre de 2018 en Vancouver, Canadá.

Meng Wanzhou -también conocida como Sabrina Meng o Cathy Meng-, es vicepresidenta de la junta ejecutiva y directora financiera (CFO) de la compañía privada más grande de China, Huawei, fundado por su padre Ren Zhengfei. El 01/12/2018, Meng fue arrestada en Canadá a solicitud de USA.

Ren Zhengfei, de 75 años, es fundador y presidente de Huawei Technologies Co. Ltd. Cuando aún era tecnólogo militar, se unió al Partido Comunista de China en 1978, luego de varios rechazos porque provenía de una familia adinerada antes de la Revolución, y aceptado por el XII Congreso Nacional del Partido Comunista de China, que lo designó responsable del desarrollo de programas de cooperación en las regiones del interior de China. En la foto con Xi Jinping, presidente de China.

Mark Tucker es el ejecutivo N°1 del HSBC Holdings plc (The Hong Kong and Shanghai Banking Corporation), con sede en Londres, Reino Unido. Fundada en 1991, su orígen se remonta a la The Hongkong and Shanghai Banking Corporation, creada en 1865 en Hong Kong, entonces colonia británica, por el escocés Thomas Sutherland, para administrar las ganancias generadas por el tráfico de opio.

HSBC publicó un mensaje en la plataforma china de redes sociales WeChat, insistiendo en que no se encuentra involucrado en la decisión de USA de investigar a Huawei o arrestar a Meng Wanzhou, directora financiera de Huawei y primogénita del fundador de la compañía.

La declaración, dirigida al público chino, afirmó: “La cronología de los eventos en el caso de Huawei deja absolutamente claro que HSBC no provocó la investigación de Huawei. El escrutinio del gobierno de los Estados Unidos sobre Huawei comenzó mucho antes de que HSBC Group quedara atrapado en el caso a fines de 2016”.

Meng enfrenta un pedido de extradición estadounidense por cargos de fraude bancario y electrónico. Las acusaciones se relacionan con supuestos negocios que Huawei mantuvo con Irán en 2012, cuando USA tiene prohibido mantener negocios con Irán.

Los abogados de Meng Wanzhou iniciaron una contraofensiva en Canadá, donde ella permanece en arresto domiciliario, acusando a USA de engañar a Canadá para conseguir la extradición de la directora financiera de Huawei.

En documentos presentados ante los tribunales canadienses, los abogados de Meng dijeron que el proceso de extradición "ha sido envenenado" por las maniobras estadounidenses.

El escrito fundamenta la hipótesis de que la Administración Trump trata de utilizar a Meng como "moneda de cambio en una disputa comercial", y que la disposición manifiesta del mandatario a intervenir en el caso es "repudiable y amenazante".

USA ha calificado a Huawei como una amenaza a la seguridad nacional con estrechos vínculos con el ejército chino y ha tratado de evitar que la compañía construya redes 5G en todo el mundo.

USA acusa a Meng de fraude bancario para evadir las sanciones comerciales contra Irán, y ahí aparece HSBC en el conflicto.

HSBC tiene mucho que perder si la denuncia prosperase en China.

HSBC mantiene importantes vínculos proveedor / cliente con entidades gubernamentales chinas tales como el Ministerio de Finanzas y el Banco de Desarrollo de China. 

Es más: HSBC respaldó la tan polémica nueva legislación de seguridad nacional que Beijing impuso a Hong Kong.

En su momento, HSBC respondió a una solicitud del Departamento de Justicia para proporcionar información sobre las presuntas violaciones de sanciones que habría cometido Meng, en su rol de directora financiera de Huawei. 

HSBC niega haber comprometido a Meng pero los medios de comunicación que responden al Partido Comunista Chino no han dejado de hostigar a HSBC.

Hay muchísima sensibilidad en el ambiente de una 'guerra fría' que China no declaró pero que ya no puede evitar, con Donald Trump desesperado porque se encuentra en problemas su reelección presidencial.

Financial Times advirtió que varias empresas estatales chinas se negaron a hacer negocios con el suizo UBS después de que uno de los analistas del banco suizo utilizara la frase "cerdos chinos" en un informe sobre la gripe porcina africana, un incidente conocido como "puerta porcina".


"(...) Algunos observadores atribuyen la actitud hostil de Washington hacia China a las próximas elecciones presidenciales de Estados Unidos. Dado que el evento de noviembre todavía está a unos pocos meses, lo peor aún puede estar por venir. Esto se debe a que es probable que la administración Trump continúe jugando la carta de China para ganar más votos.

(...) Es previsible que la relación económica entre Estados Unidos y China pueda enfrentar mayores desafíos en los próximos meses, ya que un mayor deterioro de las relaciones bilaterales se extenderá inevitablemente a áreas tales como la cooperación económica y comercial.

Durante el proceso, las empresas chinas deben prepararse para el peor de los casos en las relaciones entre Estados Unidos y China y evitar ser blanco de la administración Trump como una excusa de represión contra China.

Al mismo tiempo, todavía queremos pedir racionalidad desde el lado estadounidense. Siempre es necesario y bienvenido un diálogo constructivo para reducir las tensiones. (...)".