icon

Bitcoin fue el gran secreto del escape de Carlos Ghosn

La huida de Carlos Ghosn, el ex jefe de Renault, Nissan y Mitsubishi Motors, de Japón, es una historia casi increíble, que merece por lo menos un gran largometraje, aunque humille a Japón, que se la tuvo merecido porque gran parte del caso contra Ghosn fue innecesario y una trama compleja urdida desde ejecutivos o ex ejecutivos de Nissan con la complicidad de fiscales japoneses. Más allá de eso, Ghosn escapó con destino final Líbano pagando en criptomonedas para birlar el rastreo de los funcionarios nipones y, además, porque en prisión domiciliaria no tenía los billetes.

Carlos Ghosn utilizó la criptomoneda para hacer un pago que no quedara a la vista de las autoridades japonesas.

De acuerdo con los fiscales estadounidenses en una presentación judicial, el hijo de Carlos Ghosn arregló un pago a Peter Taylor, uno de los 2 hombres que ayudaron al ex presidente de Renault, Nissan y Mitsubishi, a huir de Japón.

Los servicios fueron US$ 500.000 en Bitcoin (BTC) a través del exchange Coinbase, con sede en USA. 

Taylor y su padre, el ex 'Boina Verde' (Fuerzas Especiales del Ejército de los Estados Unidos), Michael Taylor, lograron llevarse a Ghosn de Japón en una caja de instrumentos musicales y lo ayudaron en su traslado desde el Aeropuerto Internacional de Kansai en Osaka, luego a Estambul y, finalmente, a Beirut.

En teoría, Ghosn le pagó a los Taylors US$ 1,36 millóns en total por los servicios relacionados con su escape de Japón y su reubicación en el Líbano, donde nació. Los pagos en BTC se realizaron en cuotas desde enero hasta mayo, después del dramático escape de Ghosn el 29/12/2019. Los investigadores japoneses dijeron que el mismo Ghosn transfirió US$ 860.000 a una compañía dirigida por Peter Taylor, como parte inicial del pago.

Los Taylors han estado bajo custodia estadounidense desde su arresto en mayo a petición del gobierno japonés. Ghosn está libre en el Líbano, país que no tiene un acuerdo de extradición con Japón.

Ghosn fue arrestado y acusado 4 veces en Japón entre 2018 y 2019, por cargos relacionados con delitos financieros en Nissan, lo que resultó en períodos de arresto, aislamiento, interrogatorios sin un abogado presente y eventualmente un arresto domiciliario. Todo muy irregular lo de Japón con Ghosn, poniendo en riesgo su credibilidad de seguridad jurídica para extranjeros, en especial si hay una acusación de un ciudadano japonés.

Precisamente por todo eso, el 'caso Ghosn' fue denunciado como "justicia de rehenes": las autoridades japonesas intentaron forzar confesiones mediante detenciones prolongadas.

Ghosn logró un arresto domiciliario en Tokio desde abril, cuando los Taylor llegaron disfrazados para asistir a un concierto de violín. 

Ghosn podía visitar el cercano hotel Grand Hyatt, donde conoció a los Taylors. Luego abordó el transporte público desde Tokio a Osaka, donde la caja de instrumentos musicales más grande (con Ghosn adentro) fue cargada en un avión privado con destino a Estambul antes de tomar otro avión hacia Beirut.

El caso de Ghosn comparte similitudes con el de Mark Karpeles, el ex CEO del difunto exchange de criptomonedas Mt Gox, recordó la web Cointelegraph.

Ambos hombres estaban sujetos a la ley japonesa por presuntos delitos financieros. 

Mt. Gox fue el exchange de criptomonedas más grande y exitoso del mundo. En el momento de su cierre, fue el mayor criptoexchange que desapareció después de un hackeo. En febrero de 2014, la compañía declaró que casi 750.000 de los Bitcoins de sus clientes, así como 100.000 de los propios Bitcoins de la compañía, habían sido robados.

Al igual que Ghosn, Karpeles estaba familiarizado con el sistema de justicia del país, después de pasar 11 meses detenido él mismo, desde su arresto en agosto de 2015. 

Antes de la fuga, Ghosn logró hablar con Karpeles, quien eligió enfrentar a las acusaciones y, luego de un arduo combate, fue absuelto de los principales cargos relacionados con Mt. Gox, pero acusado de malversar los fondos electrónicos. 

La agencia de noticias locales Nikkei informó el 11/06/2020 que la jueza del tribunal de distrito de Tokio, Mariko Goto, decidió confirmar la condena a Karpeles a 2 años y medio de prisión por alterar los datos de Mt. Gox de febrero a septiembre de 2013 y depositar US$ 33,5 millones a su cuenta. 

No debe cumplir esa sentencia a menos que cometa otro delito dentro de 4 años. Final de una larga travesía.

Ghosn llegó a la conclusión de que era mejor intentar ahorrarse todo eso.

Desde Beirut, Ghosn ha decidido vengarse golpeando donde más les duele a su supuestos detractores: la industria automotriz.

En una entrevista que concedió al diario francés 'Le Parisien', Ghosn ha lamentado la situación que viven Renault y Nissan, y el "problema de confianza" que, a su juicio, sufren en el mercado.

"Desde noviembre de 2018 hasta junio de 2020, el precio de las acciones de General Motors cayó un 12%; el de Toyota, un 15%. Nissan cayó un 55% y Renault un 70%. Todos estos fabricantes se enfrentan a la misma crisis del coronavirus, pero Renault y Nissan son más castigados que los demás", ha asegurado el exdirectivo.

Él comparó la situación dramática presente con sus días al frente del holding: "Entre 2005 y 2018, cuando era presidente, Renault pasó de producir 2,3 millones de vehículos al año a casi 4 millones. En 13 años, la compañía francesa se convirtió en un fabricante global".

"Los últimos 5 años de mi mandato fueron los mejores de la historia de Renault, tanto en términos de crecimiento como de rentabilidad. Hicimos de Renault, como parte de la alianza Renault-Nissan, el líder mundial en la industria en 2017 y 2018. Además, los doce años en los que estuve al frente tuvieron lugar en una atmósfera de paz social sin precedentes", recordó Ghosn.