icon

Los extraterrestes pueden ganar la batalla

Los mamíferos podrían tener problemas para luchar contra gérmenes extraterrestres: durísimo anticipo de la ciencia cuando hay tantos proyectos de invasión del espacio. El descubrimiento de agua líquida en varios lugares del sistema solar plantea la posibilidad de que la vida microbiana pueda haber evolucionado fuera de la Tierra y, por lo tanto, podría introducirse accidentalmente en el ecosistema de la Tierra. 

'Alien: el octavo pasajero', gran película de 1979 dirigida por Ridley Scott, con guión de Dan O'Bannon y Ronald Shusett. Cuidado: a ver si la realidad supera a la ficción.​

"El mundo es ahora muy consciente del desafío inmunológico que plantea la aparición de nuevos patógenos", dijo el profesor Neil Gow, de la Universidad de Exeter (Reino Unido), según Noticias de la Ciencia. 

"Como experimento teórico, nos preguntamos qué pasaría si nos expusiéramos a un microorganismo que se hubiera obtenido de otro planeta o luna donde la vida hubiera evolucionado", agregó. 

"Fuera del planeta Tierra existen algunos bloques orgánicos muy inusuales, y estos podrían ser usados para formar las células de tales microbios alienígenas. ¿Sería nuestro sistema inmunológico capaz de detectar las proteínas hechas de estos bloques de construcción no terrestres si tales organismos fueran descubiertos y fueran traídos de vuelta a la Tierra y luego escaparan accidentalmente? Nuestro artículo aborda este evento hipotético", se preguntó.

Conclusión: el sistema inmunológico de los mamíferos, incluidos los humanos, podría tener dificultades para detectar y responder ante hipotéticos gérmenes procedentes de otros planetas, según sugiere una nueva investigación de las universidades de Aberdeen y Exeter.

Existe la posibilidad de que existan microorganismos (como bacterias y virus) más allá de la Tierra, y de hecho hay planes para buscar señales de ellos en Marte y en algunas de las lunas de Saturno y Júpiter.

Tales organismos podrían estar basados en aminoácidos (componentes básicos de toda la vida conocida) diferentes a los de las formas de vida en la Tierra.

Científicos de las universidades inglesas de Aberdeen y Exeter experimentaron cómo respondían las células inmunes de mamíferos ante péptidos (combinaciones de aminoácidos) que contienen dos aminoácidos que son raros en la Tierra pero que se encuentran comúnmente en los meteoritos.

La respuesta inmunológica a estos péptidos "alienígenas" fue "menos eficiente" que la reacción ante los comunes en la Tierra.

El estudio, realizado en ratones, cuyas células inmunes funcionan de forma similar a las de los humanos, sugiere que los microorganismos extraterrestres podrían suponer una amenaza para las misiones espaciales, y en la Tierra si fueran traídos de vuelta.

El estudio fue dirigido por científicos del Centro de Micología Médica de la MRC, que se trasladó de Aberdeen a Exeter en 2019.

Los investigadores examinaron la reacción de las células T, que son clave para las respuestas inmunológicas, ante los péptidos que contienen aminoácidos que se encuentran comúnmente en los meteoritos: isovalina y ácido alfa-aminoisobutírico.

La respuesta fue menos eficiente, con niveles de activación del 15% y 61%, en comparación con el 82% y 91% cuando la exposición se hizo ante péptidos hechos totalmente de aminoácidos que son comunes en la Tierra.

"La vida en la Tierra depende de 22 aminoácidos esenciales", dijo la Dra. Katja Schaefer, de la Universidad de Exeter, personaje clave en la investigación. 

"Tenemos la hipótesis de que las formas de vida que evolucionaron en un entorno de diferentes aminoácidos podrían contenerlos en su estructura. Sintetizamos químicamente 'exo-péptidos' que contienen aminoácidos que son raros en la Tierra, y probamos si el sistema inmunológico de un mamífero podía detectarlos", detalló.

"Nuestra investigación demostró que estos exo-péptidos todavía se procesaban, y las células T todavía se activaban, pero estas respuestas eran menos eficientes que las de los péptidos terrestres 'ordinarios'. Por lo tanto, especulamos que el contacto con microorganismos extraterrestres podría suponer un riesgo inmunológico para las misiones espaciales destinadas a recuperar organismos de exoplanetas y lunas", concluyó.