icon

Taiwán en riesgo por el choque entre China y USA

Taiwán se perfila como uno de los puntos críticos más obvios para un conflicto armado entre China y USA. Beijing considera a la isla como una parte integral de China. A diferencia de otras áreas de contención territorial, como en el Mar del Sur de China, los analistas dicen que Beijing no mostrará flexibilidad en este tema y no ha descartado la fuerza para reunificar a Taiwán con China continental. El diario South China Morning Post, de Hong Kong y propiedad del grupo Alibaba, publicó una investigación al respecto.


El Chengdu J-20 es un avión de combate de 5ta. generación chino, con características de diseño muy parecidas al Mikoyán MiG Proyecto 1.44 de tecnología Stealth.

El Ejército Popular de Liberación (EPL) de China se ha estado preparando para su "misión de reunificación" desde que las fuerzas nacionalistas derrotadas de Chiang Kai-shek huyeron a la isla al final de la guerra civil en 1949, escribió Minnie Chan. Los militares saben muy bien que una invasión podría pronta intervención de USA, ella agregó.

"El EPL sabe que una vez que estalle una guerra con Taiwán, su oponente no solo será el ejército taiwanés, sino la alianza entre USA y Japón y otros aliados en la región", dijo Zhou Chenming, investigador del Yuan Wang. un instituto de ciencia y tecnología militar con sede en Beijing.

El EPL confiaba en que una fuerza combinada de sus grupos portaaviones, fuerza aérea y misiles terrestres era un "escudo fuerte" para evitar que USA y otras flotas ingresaran al Estrecho de Taiwán, dijo Zhou.

Aún así, una invasión marítima a gran escala de Taiwán sería un gran riesgo y algunos observadores creen que Beijing tratará de imponer una campaña corta y limitada para obligar a las autoridades de Taipei a negociar, mientras usa su ventaja inicial en el poder aéreo para mantener limitadas a las fuerzas estadounidenses.

"El EPL definitivamente usará la fuerza para recuperar Taiwán si USA provoca a Beijing, porque la intervención de la fuerza extranjera es 1 de los 3 tabúes enumerados por la Ley Antisecesión" en China, dijo el comentarista militar con sede en Hong Kong Song Zhongping.

Además, las fuerzas armadas de ambos países han reducido sus comunicaciones a medida que Beijing y Washington DC se vieron envueltos en disputas cada vez más duras.

La falta de contacto podría dar lugar a que los líderes de ambas partes lleguen a conclusiones equivocadas que aumentan aún más el riesgo de conflicto, dijo Deng Yuwen, investigador visitante de Relaciones Internacionales en la Universidad de Nottingham.

USA puso fin a sus relaciones diplomáticas formales con Taiwán en 1979 cuando reconoció a la República Popular de China, pero ha mantenido fuertes lazos no oficiales.

La Ley de Relaciones de Taiwán, firmada ese mismo año, le permite a USA suministrar a Taiwán equipos de defensa, y la administración de Donald Trump ha expandido los lazos militares y diplomáticos con la isla, lo que provocó protestas de Beijing.

La Casa Blanca ha aprobado más de US$ 5.000 millones en ventas de armas a Taiwán desde 2017. Los acuerdos incluyen la venta de 108 tanques M1A2T Abrams de fabricación estadounidense y ayudan a construir un centro de mantenimiento de aviones de combate F-16.

El más reciente acuerdo es el paquete de mantenimiento de US$ 620 millones para los misiles tierra-aire Patriot Advanced Capability-3, de Taiwán.

Las relaciones entre Taipei y Beijing se han deteriorado desde que Tsai Ing-wen, del Partido Progresista Democrático, fue elegida Presidenta en 2016.

A diferencia de su predecesor, Ma Ying-jeou, amigo de Beijing, Tsai se negó a reconocer el "consenso de una China", entendiendo que hay una China pero cada parte tiene su propia interpretación de lo que eso significa.

Tras su reelección con una victoria aplastante en enero 2020, Tsai le dijo a la BBC "no tenemos la necesidad de declararnos un estado independiente". Agregó: "Ya somos un país independiente y nos llamamos República de China (Taiwán)".

Sin embargo, las encuestas muestran que el apoyo a la unificación a través del Estrecho no ha desaparecido por completo.

La Fundación de Opinión Pública de Taiwán, que se inclina por la independencia, dijo el 22/06 que su más reciente encuesta que si la isla no puede mantener el statu-quo actual, el 44,1% de los encuestados optaría por la independencia, y el 22,3 % apoyó la unificación a través del Estrecho.

No está claro cuánto tiempo Beijing está dispuesto a esperar la reunificación pacífica, pero algunos analistas argumentan que el EPL esperará hasta que el 1er. portaaviones de construcción nacional, el Shandong, y un portaaviones de nueva generación estén con su capacidad operativa, al menos 5 años.

Otros creen que el presidente Xi Jinping considera la reunificación como una misión histórica durante su tiempo en el poder.

Pero las tensiones actuales con USA pueden presionarlo "para acelerar el proceso de reunificación", dijo Deng, den la Universidad de Nottingham.

El EPL ha invertido mucho en armamento, incluidos sus nuevos portadores y destructores de misiles guiados, así como transportadores anfibios avanzados Tipo 071, recordó Minnie Chan.

Su impulso de modernización se ha centrado en gran medida en mejorar su capacidad de combate en el Estrecho de Taiwán, así como en aumentar su arsenal de misiles convencionales y capacidades cibernéticas, según un informe de Rand Corporation.

El informe dice que el EPL tiene alrededor de 40 bases a lo largo de la costa sureste para permitir que 1.000 aviones de combate operen sobre Taiwán. 

Por el contrario, la armada estadounidense podría desplegar 144 cazas de 1ra. generación de sus portaaviones, lo que le dificultaría alcanzar la superioridad aérea y marítima.

"En términos de ventaja, China podría reunir rápidamente un gran número de aviones, misiles, barcos y tropas de todo el país", dijo Timothy Heath, analista senior de investigación de defensa internacional en Rand. "El corto alcance y el acceso al continente permitirían un reabastecimiento más fácil y el uso de armas de menor alcance", agregó Heath.

Sin embargo, Heath dijo que cualquier guerra expondría la costa del continente al riesgo de ataques, incluidos sus 2 principales centros económicos, los deltas de Yangtze y Pearl River.

Chen Ching-pu, profesor de Ciencias Sociales y Políticas en la Universidad de Yuan Ze, dijo que no se debe suponer que cualquier ataque continental lograría una invasión (cabecera de playa, etc.).

“Esto requiere tiempo y esfuerzo para hacerlo. Para cuando los comunistas chinos puedan aterrizar en Taiwán, es posible que USA ya haya acudido al rescate de Taiwán", dijo.

"Entonces, si el objetivo de los comunistas chinos es obligar a Taiwán a hablar o aceptar una determinada forma de [un país, dos sistemas], más posiblemente recurriría a tácticas psicológicas", dijo Chen. 

Las opciones incluyen "apoderarse de los islotes marinos de Taiwán, cerrar el estrecho de Taiwán, atacar aeropuertos y otras instalaciones para paralizar a Taiwán, o combinar el ataque de precisión de objetivos en Taiwán con guerras cibernéticas, de información y psicológicas".

Dijo que tales tácticas podrían debilitar la resistencia pública dentro de Taiwán.

Malcolm Davis, analista senior del Instituto de Política Estratégica de Australia, dijo que el EPL podría tratar de imponer un bloqueo económico a Taiwán y tratar de apoderarse de sus islas en alta mar: Pratas, Quemoy, Matsu e Itu Aba, cerca de la costa de la provincia de Fujian.

La captura de islas es uno de los ejercicios más comunes para los marines del EPL, pero Lu Li-Shih, un ex instructor de la Academia Naval de Taiwán en Kaohsiung, dijo que el continente no perderá tiempo en ocupar las islas más pequeñas.

"El EPL utilizará ataques con misiles para atacar rápidamente bases militares específicas en Taiwán, presionando a las autoridades de Taipei para que vengan a la mesa de negociación lo antes posible", dijo Lu.

"El EPL no permitirá que los militares taiwaneses usen tácticas que pierdan el tiempo para permitir que la lucha dure más de una semana, lo que ayudaría a Estados Unidos y a sus aliados a ganar tiempo para intervenir, lo que la convierte en una batalla interminable", dijo.

"Beijing no quiere volar todo Taiwán porque el liderazgo entiende que el costo de la reconstrucción de Taiwán es enorme".

Una fuente cercana al EPL dijo a Minnie Chan que una preocupación importante no era solo el conflicto, sino también las consecuencias y el gobierno de una población que no ha estado bajo control continental durante la mayor parte del siglo pasado.

"El liderazgo de Beijing se ha enfocado más en estudiar cómo administrar Taiwán después de la reunificación, siendo el esquema piloto 'un país, dos sistemas' en Hong Kong y Macao", dijo la fuente, que solicitó el anonimato debido a la sensibilidad del problema.

"La reciente agitación en Hong Kong mostró a Beijing que ganar el apoyo de los 23 millones de taiwaneses es más importante".

Qiao Liang, un estratega retirado del EPL, escribió en un artículo en WeChat (una red social china) que tomar Taiwán por la fuerza sería "demasiado costoso". Además de eso, Beijing necesitaría imponer una ley marcial para controlar una población en gran medida hostil.

Tal como podrá apreciarse, el tema se debate no como una ficción sino como un evento cierto a mediano plazo.