icon

Inminentes represalias chinas al cierre de su consulado en Houston

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China condenó la decisión de USA de exigirle a China que cierre su Consulado General en Houston, Texas, "una medida temeraria y peligrosa" que, según los analistas chinos, "aumentará aún más las tensiones entre las 2 economías más grandes del mundo", según el diario Global Times, del Partido Comunista Chino. USA solicitó abruptamente a China que cierre su Consulado General en Houston en 72 horas, "una provocación política unilateral por parte de Estados Unidos contra China, una violación grave del Derecho Internacional y las normas básicas que rigen las relaciones internacionales, una violación grave de las disposiciones relevantes del tratado consular China-Estados Unidos y un intento deliberado de socavar las relaciones China-Estados Unidos, dijo Wang Wenbin, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China.

Consulado de China en Houston, Texas, USA. Xin Qiang, subdirector del Centro de Estudios Americanos de la Universidad de Fudan, en Shanghái, dijo que la medida de USA, que no tiene precedentes en la historia de las relaciones bilaterales, y es una escalada grave en las confrontaciones bilaterales y definitivamente dará lugar a contramedidas de China. Xin dijo que pedirle al consulado general chino que cierre a corto plazo es muy grosero y equivale a un desalojo. La medida ignora las consecuencias del deterioro general de las relaciones bilaterales en la administración Trump, dijo Xin. Y que Estados Unidos asume toda la responsabilidad por el deterioro de las relaciones en las circunstancias actuales.

"Durante algún tiempo, USA ha estado atacando y lanzando campañas de desprestigio contra China, y ha causado problemas injustificadamente a los miembros del personal en los consulados chinos. El último movimiento para pedirle a China que cierre su Consulado General en Houston es una escalada sin precedentes de sus movimientos contra China, dijo Wang Wenbin, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China.

En octubre de 2019 y junio de 2020, USA impuso 2 veces restricciones al personal diplomático chino en USA, abrió paquetes diplomáticos chinos en muchas ocasiones y confiscó suministros oficiales chinos, dijo el portavoz.

Ahora USA ordenó el cierre abrupto del Consulado chino en Houston, acusando a China de una interferencia en los asuntos internos y el robo de propiedad intelectual.

El Departamento de Estado, en un comunicado, acusó a China de realizar "operaciones masivas de espionaje ilegal e influencia en todo Estados Unidos contra funcionarios del gobierno y ciudadanos estadounidenses", y dijo que tales actividades han aumentado en los últimos años.

La orden de cierre, difundida por Beijing, coincidió con la presentación de Washington DC de las acusaciones contra 2 piratas informáticos en China acusados ​​de atacar a empresas estadounidenses involucradas en la investigación de coronavirus y robar cientos de millones de dólares en información confidencial de compañías de todo el mundo mientras trabajaban en nombre de la principal agencia de inteligencia civil de Beijing.

En Houston, los bomberos y los oficiales de policía respondieron el martes 22/07 por la noche a las del Consulado chino, donde se vio humo saliendo de un patio exterior, dijo la policía local. Las imágenes transmitidas por las estaciones de televisión locales supuestamente mostraban a personas quemando documentos en las instalaciones del consulado.

La demanda de Washington DC abrió un nuevo frente en los esfuerzos del presidente Donald Trump para presionar a China en un duelo entre las 2 economías más grandes del mundo por el comercio, la competencia tecnológica y militar, la influencia geopolítica y la pandemia de coronavirus.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo que Washington DC tomaría medidas para proteger al pueblo estadounidense cuando esas expectativas no se cumplan.

"El presidente Trump ha dicho: "Suficiente, no vamos a permitir que esto continúe sucediendo", dijo Pompeo a periodistas en una reunión informativa en Copenhague, Dinamarca.

La Administración Trump ya impuso restricciones de visa, sanciones, etc. a los funcionarios y entidades chinas en las últimas semanas, y ha considerado una prohibición de entrada contra miembros del Partido Comunista de China y sus familias, una medida que podría afectar a cientos de millones de chinos.

Beijing ha respondido cada vez con críticas acaloradas y medidas de represalia, y lo hizo nuevamente después de la orden de cierre contra su consulado.

Morgan Ortagus, portavoz del Departamento de Estado, no especificó qué llevó a Washington DC a apuntar al consulado de Houston. "USA no tolerará las violaciones de la RPC (República Popular China) de nuestra soberanía e intimidación de nuestro pueblo, así como tampoco hemos tolerado las prácticas comerciales injustas de la RPC, el robo de empleos estadounidenses y otros comportamientos atroces", dijo Ortagus.