icon

BoE busca igualdad de condiciones en las hipotecas de bancos pequeños ahora que los impagos aumentan

El Banco de Inglaterra puede introducir reglas más flexibles sobre el capital que los bancos pequeños deben reservar contra los préstamos hipotecarios, para ayudarlos a competir mejor en un sector que ha estado dominado por los grandes prestamistas británicos.

El Banco de Inglaterra estaría buscando condiciones más favorables para las hipotecas de los pequeños bancos.

Los grandes bancos pueden usar sus propios modelos para determinar cuánto reservar contra los impagos de las hipotecas, mientras que los prestamistas más pequeños deben usar las pautas del regulador, lo que generalmente significa tener más capital.

Un régimen de capital más simple pero robusto para los bancos más pequeños podría promover la competencia, dijo Sarah Breeden, directora ejecutiva del Banco de Inglaterra para la Supervisión de los depositantes del Reino Unido.

"Estamos considerando, en particular, si podría haber margen para introducir un nuevo régimen para los bancos más pequeños después de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea", dijo Breeden.

Sus comentarios llegaron en un discurso publicado hoy 22/7, cuando el banco central publicó un documento de consulta que establece un enfoque regulatorio más definido para los bancos nuevos y en crecimiento, como cálculos de capital más simples.

De los 22 nuevos bancos autorizados desde 2013, muchos parecían haber subestimado lo que se necesitaba para tener éxito, dijo Breeden, y agregó que otros 20 posibles bancos de nueva creación en el Reino Unido estaban en proceso.

El Banco de Inglaterra está investigando a Challenger Metro Bank por un escándalo contable.

Ninguno de los recién llegados amenaza a HSBC, Lloyds, RBS y Barclays, los cuatro bancos principales que dominan las hipotecas, depósitos y préstamos comerciales en Gran Bretaña.

Sin embargo esta movida puede ser vista desde otro punto. Los impagos de las hipotecas aumentan debido a la pandemia y los préstamos solamente generarían aún más dolor para los pequeños bancos y restaría la competencia para el BoE, aseguran algunos analistas sobre el tema.