icon

Dubai a la conquista de Marte, vía al-Amal

A las 6:68 hora de Japón, del 20/07, en Tanegashima, pequeña isla cerca de la costa sur de Kyushu, Japón, un cohete H2-A de 174 pies (53 metros) inició un viaje de 306 millones de millas a Marte (492 millones de kilómetros). Su misión durará 687 días, 1 año en Marte, estudiando la atmósfera y los patrones climáticos del planeta. La misión refleja la ambición de Emiratos Árabes Unidos para impulsar la innovación en ciencia y tecnología y diversificar la economía de la nación petrolera. 

Marte, objetivo de Emiratos Árabes Unidos. ¿Quién lo habría imaginado? También con el éxito aeroespacial que busca EAU se entiende la preocupación de Arabia Saudita por encontrar pilares de desarrollo científico-tecnológico para la construcción de su propio 'relato'.

La nave espacial o Esperanza o Hope o al-Amal fue diseñada y administrada por el Centro Espacial Mohammed Bin Rashid (MBRSC), de Emiratos Árabes Unidos.

Separada del cohete japonés H2-A, la sonda disparó sus propios propulsores para abandonar la órbita de la Tierra en 28 días hacia Marte, donde arribará en febrero de 2021.

No es el único vuelo en carpeta hacia Marte. Aprovechando una ventana de lanzamiento este verano del Hemisferio Norte, cuando la Tierra y Marte están alineados favorablemente, algo que ocurre cada 26 meses, la NASA envía su, Perseverance; y el módulo de aterrizaje y pequeño vehículo chino Tianwen-1.

La Misión Marte, de los Emiratos, fue iniciada en 2014 por el 1er. ministro, jeque Mohammed bin Rashid Al Maktoum, de Dubai. 

En 2018, Hazza al-Mansouri se convirtió en el primer emiratí en entrar en órbita: 1 semana en la Estación Espacial Internacional. 

El programa espacial del país comenzó en 2009 y siempre el objetivo fue una nave espacial a Marte antes del 50 aniversario de la fundación de los EAU, el 02/12/2021. Luego, una base humana en Marte para 2117.

En 2018 lanzaron el 1er. satélite de observación de la Tierra construido completamente por ingenieros emiratíes, con la cooperación de Corea del Sur.

La misión Hope fue diseñada para maximizar la transferencia de conocimiento al cuadro de ingenieros y científicos jóvenes de los EAU, con una edad promedio de 27 años. 

Se trabajó con el Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial (LASP) en la Universidad de Colorado Boulder, en la Universidad Estatal de Arizona y la Universidad de California, Berkeley.

Los líderes emiratíes esperan inspirar a una nueva generación de jóvenes árabes a seguir carreras en ciencias.

Los 6 años previos al lanzamiento incluyeron trabajar con la comunidad científica mundial para desarrollar un programa científico de Marte desde 0. 

El equipo científico de Hope es 80% de mujeres, una novedad en el mundo árabe.

Los EAU son una federación de 7 territorios, o emiratos, en el Golfo Pérsico, que intenta diversificar su economía porque los shocks del mercado y las tendencias mundiales pusieron de manifiesto la vulnerabilidad de las naciones dependientes del petróleo. 

Entonces, Hope debería resultar un evento disruptivo. Los EAU lanzaron un programa para reclutar investigadores árabes y capacitarlos en astronomía y ciencias planetarias.

"Nosotros, como región, solíamos generar conocimiento", dijo Omar Sharaf, director del proyecto Hope, a National Geographic. "Muchas de las tecnologías que usamos hoy y la ciencia que se realiza hoy se basa en los resultados de los científicos de la región, de diferentes orígenes , de diferentes grupos étnicos ".

La pandemia puso en riesgo todo. Entonces, se decidió acelerar la misión, enviando sus equipos a una cuarentena y luego al sitio de lanzamiento en Japón. La nave espacial fue enviada desde Colorado a Dubai para la prueba final, luego al aeropuerto de Nagoya en Japón, y en barcaza al Centro Espacial Tanegashima.

El orbitador Hope, volando más alto que los satélites marcianos anteriores, la misión proporcionará una visión única de los patrones climáticos globales del planeta.

La mayoría de los orbitadores de Marte vuelan alrededor de los polos, circulando lo suficientemente bajo como para estudiar la superficie en detalle pero limitando su visión de los patrones climáticos globales. 

La órbita distante de Hope alrededor del ecuador permitirá a la nave monitorear la dinámica a gran escala del planeta en las 4 estaciones del año marciano, que incluye tormentas de polvo o de hielo gigantescas.