icon

Debate por los agentes federales no identificados contra Black Lives Matter

La web Vox afirma: "El gobernador de Oregón no los quiere. Los senadores de Oregon no los quieren. El alcalde de Portland y los comisionados de la ciudad no los quieren. Y los residentes de Portland no los quieren. Y, sin embargo, a instancias del presidente Donald Trump , los oficiales federales deambulan por las calles de la ciudad más grande de Oregon en vehículos sin identificación, deteniendo a los manifestantes sin identificarse."

Los "anarquistas violentos" en Portland, Oregon.

Múltiples informes y videos muestran claramente a agentes de la ley federales fuertemente armados vestidos con camuflaje saliendo de camionetas civiles sin identificar y deteniendo por la fuerza a manifestantes de antirracismo y brutalidad policial en las calles de Portland, a menudo lejos de cualquier propiedad federal (donde los funcionarios federales tener jurisdicción). 

En muchos casos, los detenidos no habían violado ninguna legislación vigente.

Después de varios días de miedo y confusión, a medida que se acumulaban informes de estas misteriosas actividades, la Administración Trump reconoció que el Departamento de Seguridad Nacional había ordenado que agentes de la Patrulla Fronteriza y otras agencias usaran vehículos sin identificar en Portland "para proteger la propiedad federal", es decir, un tribunal federal en el corazón de la ciudad, que ha sido pintado con graffitis y tenía un pequeño incendio y ventanas rotas.

Lo desproporcionado de la comparación es terrible: enorme despliegue de seguridad para un hecho casi municipal.

Claramente fue una agresión de los republicanos contra los demócratas. ¿Por qué motivo? Aquí la explicación:

En julio de 2020, Wolf envió agentes federales vestidos con camuflaje y equipo táctico a Portland, Oregon, donde usaron gases lacrimógenos contra los manifestantes, y vehículos sin identificar para detener a los manifestantes, lo que supone el delito de "secuestro".

Los agentes fueron desplegados 10 días después de que Trump emitiera una orden ejecutiva para proteger las estatuas públicas. 

Ahora bien, la gobernadora de Oregon, Kate Brown, es demócrata.

Y el alcalde de Portland, Ted Wheelerlo, también es demócrata.

Trump en una larga declaración del 16/07: "La ciudad de Portland ha sido asediada ... por una mafia violenta, mientras que los líderes políticos locales se niegan a restablecer el orden para proteger su ciudad. (...) Cada noche, los anarquistas sin ley destruyen y profanan propiedades, incluido el palacio de justicia federal, y atacan a los valientes agentes de la ley que lo protegen".

"El DHS (Department of Homeland Security o Departamento de Seguridad Nacional) no abdicará de su solemne deber de proteger las instalaciones federales y las que están dentro de ellas", agregó.

Acto seguido se movilizó el texano Chad F. Wolf, secretario interino de Seguridad Nacional y subsecretario de Seguridad Nacional para Estrategia, Política y Planes. Él envió los parapolicías, por llamarlos de alguna manera.

En el pasado él fue Jefe de Gabinete de la Administración de Seguridad del Transporte y fue arquitecto de la política de separación familiar de inmigrantes de la Administración Trump.

Y antes él trabajó para los senadores republicanos Phil Gramm, Kay Bailey Hutchison y Chuck Hagel. 

Brown dijo que las acciones eran un "abuso de poder" y acusó a Wolf de "provocar confrontaciones con fines políticos".  

Wheelerlo las llamó "un ataque a nuestra democracia". 

Los funcionarios de la Administración Trump, en especial el secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional, Chad Wolf, han defendido las tácticas agresivas. 

Ellos han llamado "anarquistas sin ley" a quienes participan de movilizaciones, en gran parte pacíficas, inspiradas en George Floyd y que han durado más de 50 días. Los ataques han sido menores, según la web Vox que acudió a investigar los incidentes.