icon

El Reino Unido suspendió los acuerdos de extradición con Hong Kong

El gobierno de Gran Bretaña suspendió hoy 20/7 su tratado de extradición y bloqueó las ventas de armas con Hong Kong, luego de que China impusiera una nueva y dura ley de seguridad nacional.

A medida que crecen las tensiones con Beijing, el secretario de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, dijo que le preocupa la nueva ley y los presuntos abusos de los derechos humanos en China, en particular con respecto al tratamiento de la minoría uigur. Describió las medidas que se tomaron hoy como "razonables y proporcionadas".

El Reino Unido suspende las extradiciones con Hong Kong.

"Protegeremos nuestros intereses vitales", dijo Raab. "Defenderemos nuestros valores y mantendremos a China a sus obligaciones internacionales".

Raab siguió el ejemplo de Estados Unidos, Australia y Canadá suspendiendo los acuerdos de extradición con el territorio.

El embargo de armas extiende una medida vigente para China desde 1989. Significa que Gran Bretaña no permitirá la exportación de armas potencialmente letales, sus componentes o municiones, así como equipos que podrían usarse para la represión interna, como grilletes, armas de fuego y granadas de humo.

La revisión de las medidas de extradición se produce solo días después de que Gran Bretaña retrocediera en los planes de dar a la compañía de telecomunicaciones china Huawei un papel en la nueva red de telefonía móvil de alta velocidad del Reino Unido en medio de preocupaciones de seguridad alimentadas por las crecientes tensiones entre Beijing y las potencias occidentales.

El gobierno de Johnson ya criticó la decisión de China de imponer una nueva ley de seguridad nacional en Hong Kong. El Reino Unido acusó al gobierno de Beijing de una violación grave de la Declaración Conjunta sino-británica bajo la cual el Reino Unido devolvió el control de Hong Kong a China en 1997, y anunció que abriría una ruta especial a la ciudadanía para hasta 3 millones de residentes elegibles de la comunidad.

Beijing se ha opuesto a la medida. El embajador de China en Gran Bretaña, Liu Xiaoming, describió recientemente la oferta como una "interferencia grave" en los asuntos chinos.

Liu le dijo el domingo a Andrew Marr, de la BBC, que Gran Bretaña estaba "bailando al son de la melodía" de Estados Unidos y rechazó las acusaciones de abusos contra los derechos humanos de los uigures, principalmente musulmanes.

Acusó a los países occidentales de tratar de fomentar problemas con China.

La gente dice que China se está volviendo muy agresiva. Eso es totalmente incorrecto", dijo a la BBC "China no ha cambiado. Son los países occidentales, encabezados por Estados Unidos, comenzaron la llamada nueva Guerra Fría en China".