icon

El Partido Republicano estalla con el coronavirus "fuera de control" en Florida y Los Ángeles

El hecho de que el presidente Donald Trump no haya podido contener el brote de coronavirus y su negativa a promover pautas claras de salud pública han dejado a muchos líderes republicanos de alto nivel desesperados por el perjuicio que creen que sufrirán en el año electoral. Algunos concluyen que deben evitar a Trump e ignorarlo. Algunos ya contradicen sus expresiones. Algunas de las figuras más prominentes en el G.O.P.  (Partido Republicano) han disentido con Trump sobre cuestiones como el valor de usar un tapabocas en público y prestan atención a los consejos de expertos en salud como el Dr. Anthony S. Fauci, a quienes el Presidente y otras figuras de extrema derecha dentro de la administración han sometido a la crítica personal. El brote Covid-19 de Florida está "totalmente fuera de control", según un representante demócrata, y el alcalde de Los Ángeles dijo que su ciudad está "al borde" de nuevas restricciones, comentarios que sugieren los meses de intercambios entre el país La salud de la comunidad y la economía están lejos de terminar.

Florida, con sus playas anheladas por muchos estadounidenses y latinoamericanos, es ahora el centro mundial del coronavirus.

Los gobernadores republicanos que alguna vez fueron reticentes ahora están emitiendo órdenes sobre el uso de mascarillas, tapabocas y restricciones en comercios, todo contrario a las expresiones y deseos de Donald Trump. Algunos de esos gobernadores han realizado llamadas telefónicas nocturnas entre ellos para intercambiar ideas y quejas, según The New York Times. E, inclusive, han buscado aliados en la Administración, incluido el vicepresidente Mike Pence, quien, a pesar de hacerse eco en público de todo lo que dice Trump, es considerado más atento al desastre en marcha.


David Carney, un asesor del gobernador de Texas, Greg Abbott, señaló que directamente hablan ya con Pence, 2 o 3 veces por semana.

En su estado natal de Kentucky, el senador republicano Mitch McConnell, líder de la mayoría, rompió con Trump en casi todos los problemas importantes relacionados con el virus: enfatizó la importancia del uso de tapabocas, expresó una confianza "total" en el Dr. Fauci e instó a los estadounidenses a seguir las pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades que Trump ha ignorado o desestimado.

"Todos deben entender que esto no va a desaparecer hasta que obtengamos una vacuna", dijo McConnell, contradiciendo las predicciones optimistas de Trump.

La grieta silenciosa es cada vez más amplia entre Trump y las principales figuras de su partido, con el virus en alza en los principales campos de batalla políticos en el sur y el oeste: Arizona, Texas y Georgia.

El domingo, los funcionarios de salud pública del condado de Los Ángeles (California) informaron 2.848 casos recientemente confirmados de coronavirus, con la mayoría de los infectados menores de 41 años.

Hay 2.216 personas hospitalizadas con el virus, informó el departamento de salud del condado. Fue el 5to. día consecutivo con hospitalizaciones superiores a 2.100 y la primera vez que las hospitalizaciones han superado los 2.200.

Entre los hospitalizados, el 26% está en unidades de cuidados intensivos y el 19% está en ventiladores.

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, emitió una nueva advertencia durante una aparición en CNN, de que la ciudad estaba "al borde" de imponer nuevas restricciones para prevenir la propagación del virus. Pero no dio más detalles.

El alcalde ha hecho comentarios similares antes en las últimas 2 semanas, diciendo que la ciudad actuaría si los casos continúan aumentando.

Garcetti dijo que la ciudad aún tenía espacio en sus hospitales y había estado haciendo tests en forma agresiva. 

No habrá clases presenciales hasta que Los Angeles registre al menos 14 días consecutivos de merma en los contagios y sea eliminado de la lista bajo vigilancia de California, dijo Garcetti a CNN.

Con el mundo preparado para una nueva embestida del nuevo coronavirus, USA es golpeado con más fuerza que la mayoría: el 88% de las camas de cuidados intensivos de Arizona están ocupadas, mientras que en 1 día Florida registró más nuevas infecciones que el total de la Unión Europea.

En Florida, la representante Donna Edna Shalala habló por la cadena ABC ("This Week"), y pidió un cierre del 3er. estado más poblado y consideró "ridículas" las hipótesis de reapertura de las escuelas.

Shalala dijo que el gobernador Ron DeSantis reabrió el estado demasiado pronto, y que los residentes de minorías de bajos ingresos fueron los más afectados porque los empleadores exigen que regresen a trabajar.

"Son los trabajadores pobres, ahora son jóvenes y la situación se encuentra totalmente fuera de control", dijo Shalala, ex secretaria de Salud y Servicios Humanos del presidente Bill Clinton. "Necesitamos cerrar nuevamente en Florida".

El total de muertes en Florida ya llegó a 5.091 (4.982 residentes y 109 no residentes). 

La semana pasada, el estado tuvo 69.700 casos nuevos. Los 80.236 casos nuevos de esta semana empujan al estado más allá de los 350.000 casos por la pandemia.

Ella habló del uso de tapabocas. En Mississippi, que tiene una creciente carga de virus, apenas 13 de los 82 condados exige la cobertura facial.