icon

Para triunfar, la eficacia de la vacuna contra covid-19 debe ser muy elevada

Obsesión de los sanitarias: desarrollar modelos de simulación sobre el impacto del COVID-19. Los experimentos incorporan a las diferentes vacunas y qué puede ocurrir si se vacunan diferentes proporciones de la población en diferentes momentos durante la pandemia. Los resultados muestran cómo las vacunas con diferentes niveles de eficacia afectarían la pandemia y pueden usarse para estimar el impacto en la cantidad de personas que se infectan, los resultados de salud y los costos. 

La vacuna apunta a impedir o menguar el impacto del nuevo coronavirus sobre los pulmones, por ejemplo.

A medida que más personas están expuestas al virus, el número de nuevas infecciones por día aumenta hasta que alcanza un pico y comienza a disminuir. 

Por supuesto, cuánto tiempo lleva esto depende de cómo el virus y la respuesta al mismo puedan evolucionar con el tiempo.

¿Qué se necesitará para detener la pandemia?

Respuesta: El número de nuevas infecciones por día debe reducirse a 0, o al menos a un número muy bajo, lo más rápido posible.

Si la pandemia de COVID-19 apenas comenzara y las nuevas infecciones estuvieran cerca del 0%, las simulaciones muestran que la eficacia de la vacuna tendría que ser al menos del 60% para detener el coronavirus si se vacunara a toda la población. 

Pero esto es imposible a causa de la cantidad de personas susceptibles que no podrían ser vacunadas debido a problemas de edad o de salud y la cantidad de personas que se negarían a ser vacunadas.

Si solo el 75% de la población se vacuna, la eficacia de la vacuna tendría que ser de alrededor del 70%. 

Si solo el 60% de las personas se vacunan, el umbral aumenta aún más, hasta alrededor del 80%. 

Los números suponen que una persona infectada con el virus infecta a otras 2,5 personas en promedio. Si el virus es más contagioso, la vacuna tiene que ser más eficiente.

Ahora, cuanto más avanzada es la pandemia, menos se puede reducir la altura del pico. Además, es más difícil detener una pandemia cuando hay más personas infecciosas corriendo.

Entonces, cuando el 5% de la población ya ha sido infectada con el virus, lo mejor es reducir el pico en 85%. La diferencia entre 0% y 5% puede sumar millones de infecciones. 

Hasta ahora, se ha confirmado que aproximadamente el 1% de la población de USA ha sido infectada, pero las autoridades estiman que el porcentaje real es mucho mayor.

Con base en estos hallazgos, una vacuna con una eficacia tan baja como 60% podría detener la pandemia y permitir que la sociedad vuelva a la normalidad. 

Sin embargo, la mayoría de la población, si no toda, tendría que ser vacunada.

Esto parece poco probable, dado que las encuestas muestran que solo alrededor de 75% de los estadounidenses dicen que recibirían una vacuna contra el coronavirus si se les asegura que es seguro.

Con menos personas protegidas, una vacuna tendría que tener una eficacia de al menos el 80% para detener la pandemia por sí misma, necesario para que el distanciamiento social pueda ser completamente relajado. 

Otra vez: "todo esto no significa que una vacuna con una eficacia más baja no sea útil. Significaría que el distanciamiento social y el uso de máscaras probablemente tendrían que continuar hasta que la pandemia siga su curso o hasta que llegue una vacuna que en realidad sea "suficientemente buena"."