icon

Ingresando a la pospandemia hay intensa actividad del crimen digital

Conmoción por el hackeo a cuentas verificadas de alto perfil para conseguir que las personas se desprendieran de bitcoins, y la pregunta es si sólo es una ciberestafa.

El botin parece haber dejado una trazabilidad, una desprolijidad delictiva llamativa, más allá de que los ciberdelincuentes intentan demoler la credibilidad de los Trend Topic de Twitter, funcionales a Donald Trump.

De paso, en otro capítulo de su guerra tecnológica, que ha incluído la denuncia del uso de bioarmamento, Reino Unido acusa a Rusia y Moscú desmiente a Londres. En concreto, alguien intentó robar el banco de datos de los investigadores de la Universidad de Oxford que desarrolla una vacuna contra el nuevo coronavirus.

La promesa era que la tecnología digital llevaría hacia una sociedad más segura pero resulta que no hay base de datos inviolable, aparentemente.

Es directamente proporcional: si la economía digital es la gran ganadora del encierro por pandemia, el cibercrimen va a aumentar.


Obvio que esta situación estimula la necesidad de proteger las bases de datos y extremar recaudos en el uso de lo informático.

Pero también exige trabajar en forma muy ordenada y eficiente en la inteligencia de la cibercriminalidad.

Quedan renovadas las sospechas de intensa actividad entre hackers y organizaciones gubernamentales o políticas, a causa de los alcances muy sensibles de las operaciones que trascienden.

Hasta donde se sabe, Reino Unido acusa a Rusia; Irán acusa a Israel; y USA y China se acusan mutuamente de intrusiones que confirman que el soporte digital es utilizado para combates estratégicos y daños al adversario, a veces en secreto y en otras ocasiones con gran repercusión pública.

En definitiva, en una sociedad inestable y frágil desde lo político-económico, aparece la amenaza digital para llevarla a una situación de estrés que contradice todos los objetivos de bancarización, economía digital, prosperidad tecnológica y otras promesas... de cumplimiento limitado.