icon

Carrera por la vacuna contra el covid-19: Eficacia no es efectividad

Enorme avance del equipo de científicos del Reino Unido que compiten por desarrollar una vacuna contra el coronavirus, apostando por ofrecer una "doble protección" contra el virus. Las muestras de sangre tomadas del grupo de 500 voluntarios convocados por la Universidad de Oxford / Modena que recibieron una dosis de la vacuna, muestran que desarrollaron anticuerpos y células T, que pueden matar un virus y las células que ha infectado. El descubrimiento es prometedor porque 2 estudios recientes han indicado que los anticuerpos pueden desaparecer en semanas o meses, mientras que las células T pueden permanecer en circulación en el cuerpo por mucho más tiempo.

SARS-CoV-2: La infección atacando las células, covid-19 en acción. Esto es lo que hay revertir.

Bruce Y. Lee, profesor de Política y Gestión de la Salud, en la University of New York, se preguntó: ¿una vacuna sola será suficiente para detener la pandemia y permitir que la vida vuelva a la normalidad?

La respuesta: Depende de cuán "buena" sea la vacuna.

Él fue autorreferencial: el 15/07 en el American Journal of Preventive Medicine, con sus colegas publicó una simulación por computadora acerca de cuán efectiva debería ser una vacuna y cuántas personas tendrían que vacunarse para poner fin a la vacuna. pandemia. 

"Descubrimos que la efectividad de una vacuna contra el coronavirus debería superar el 70% o incluso el 80% antes de que los estadounidenses puedan dejar de confiar en el distanciamiento social. En comparación, la vacuna contra el sarampión tiene una eficacia del 95% al ​​98%, y la vacuna contra la gripe es del 20% al 60%", informó.

"Eso no significa que una vacuna que ofrezca menos protección sería inútil, pero significaría que el distanciamiento social de alguna forma aún puede ser necesario", agregó.

De todos modos: ¿Qué es la "efectividad" de la vacuna?

Es importante que una vacuna esté disponible pero también qué tan efectivo resulte. 

Diferentes vacunas ofrecen diferentes niveles de protección. Los científicos hablan de esto como la eficacia o efectividad de la vacuna. 

La diferencia entre eficacia y efectividad es que la 1ra. se aplica cuando la vacuna se administra en circunstancias controladas, como un ensayo clínico, y la 2da. se realiza en condiciones del "mundo real". 

Por lo general, la efectividad de una vacuna tiende a ser inferior a su eficacia.

Dado que las vacunas contra el coronavirus COVID-19 todavía están en desarrollo, ahora es el momento de establecer los niveles de eficacia de la vacuna a los que aspirar, así como para gestionar las expectativas. 

Ejecutar simulaciones por computadora es realmente la única forma de hacerlo éticamente. Y eso es lo que está ocurriendo a escalas inimaginables.

En el caso de Lee, su equipo PHICOR lo hace en la Escuela de Graduados de Salud Pública y Política de Salud de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, en colaboración con científicos de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Baylor College of Medicine. 

Desarrollaron el modelo de simulación, introdujeron el virus COVID-19 en esa población virtual de diferentes maneras, lo propagaron en varios escenarios de pandemia. Cada persona simulada que se infectaba tenía probabilidades de ser hospitalizada, colocada en un ventilador o morir en función de la gravedad de los problemas.

Y entonces contraatacaron con diferentes vacunas. En vez de juegos de guerra, hay juegos de pandemia.