icon

Viva Apple, viva Irlanda en un fallo ejemplar

Apple gana una batalla judicial histórica con la UE por más de 14.300 millones de euros en impuestos. Los jueces anulan el fallo de la Comisión Europea en un rudo golpe a la comisaria de competencia Margrethe Vestager. El 2do. tribunal más alto de la UE dijo que la comisión no logró "demostrar el estándar legal requerido" acerca de que Apple había recibido una ventaja impositiva ilegal en Irlanda sobre sus impuestos.

Margrethe Vestager es hija del eclesiástico Hans Vestager y diplomada en Ciencias Políticas, fue ministra de Educación y de Asuntos Eclesiásticos, ministra de Economía e Interior, y ahora comisaria europea de la Competencia.

Los jueces de la UE anularon una orden de la Comisión Europea para que Apple reembolse 14.300 millones de euros en impuestos a Irlanda, en un fallo histórico que pone en jaque los esfuerzos de la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, para acabar con los regímenes de bajos impuestos en el bloque.

El fallo es una gran victoria legal a Apple y reduce la posibilidad de que la UE cuestione otros acuerdos de bajos impuestos que Irlanda le concedió a multinacionales digitales.

Apple dijo en un comunicado: "Este caso no se trataba de cuánto impuesto pagamos, sino de dónde estamos obligados a pagarlo.

"Los cambios en la forma en que los pagos de impuestos sobre la renta de una empresa multinacional se dividen entre diferentes países requieren una solución global, y Apple alienta a que este trabajo continúe", agregó.

Apple insistió en que es el "contribuyente más grande del mundo", que pagó decenas de miles de millones de dólares en impuestos durante la última década, y dijo que apoyaba más de 1,8 millón de empleos en toda la UE, incluidos proveedores y desarrolladores de aplicaciones.

Sin embargo, se ha visto obligado en repetidas ocasiones a defender sus prácticas fiscales, y el presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook, participó en una audiencia en el Congreso de USA sobre el asunto en 2013.

La comisión alegó que Irlanda le dio a Apple un acuerdo fiscal preferencial, no disponible para ninguna otra compañía, que permitiera al grupo pagar efectivamente menos del 1 por ciento en impuestos corporativos. Apple ha rechazado constantemente las acusaciones y los arreglos en el centro del caso ya no están en su lugar.

El fallo

El tribunal dijo que Bruselas no logró "demostrar el estándar legal requerido" que Apple había recibido una ventaja económica ilegal en Irlanda sobre sus impuestos.

Apple pagó 13.100 millones de euros en impuestos atrasados ​​y 1.200 millones de euros en intereses después de que en 2016, la Sra. Vestager acusó a Irlanda de conceder a Apple un trato "especial" durante más de 10 años.

El fallo sostuvo: "El tribunal general considera que la comisión no demostró, en su línea alternativa de razonamiento, que las decisiones fiscales impugnadas fueron el resultado de la discreción ejercida por las autoridades fiscales irlandesas".

El tribunal general dijo que apoyaba el derecho de la UE a examinar los acuerdos fiscales nacionales. Sin embargo, es la 2da. vez que Bruselas no puede demostrar que una empresa multinacional se benefició de la ayuda estatal, después del caso de Starbucks en 2019.

Vestager dijo en un comunicado que la comisión "estudiaría cuidadosamente la sentencia y reflexionaría sobre los próximos pasos posibles".

Ella amenazó: "La comisión continuará analizando medidas agresivas de planificación fiscal en el marco de la UE para evaluar si ocurren ayudas estatales ilegals".

La UE ahora tiene 2 meses y 10 días para apelar contra la decisión. Es probable que la comisión presente una apelación y el caso será escuchado por el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, el tribunal supremo de la UE, que emitirá un fallo final.

Dublín se apresuró a aplaudir el fallo, diciendo que "Irlanda siempre ha sido clara en cuanto a que no se proporcionó un tratamiento especial" a Apple.

El caso es muy sensible para Irlanda, un centro global para cientos de multinacionales atraídos por su baja tasa impositiva corporativa del 12,5% y el acceso al mercado de la UE.

Con el país en fuerte recesión debido al coronavirus, una decisión negativa del tribunal general de la UE en Luxemburgo habría sido un gran revés para un gobierno recién instalado que está luchando por superar los desafíos sanitarios y económicos planteados por Covid-19.