icon

El Reino Unido minimiza la participación de Trump en la prohibición de Huawei

China ha acusado al Reino Unido de "bailar al ritmo" de los Estados Unidos sobre Huawei y dijo que Gran Bretaña ya no sigue una política comercial independiente. Es una narración que socava tanto el deseo de Johnson de lo que él llama una relación madura con China, como su deseo de que Gran Bretaña post-Brexit sea vista como un bastión del libre comercio global.

Hoy 15/7, el secretario de Salud del Reino Unido, Matt Hancock, trató de minimizar la participación de Trump durante su ronda matutina de medios. "Todos conocemos a Donald Trump, ¿no?" le dijo a Sky News. "Todo tipo de personas puede intentar reclamar crédito por la decisión, pero esto se basó en una evaluación técnica realizada por el Centro Nacional de Seguridad Cibernética".

Aun así, el anuncio del Reino Unido, una inversión de la posición establecida por el gobierno de Johnson hace menos de seis meses, representa una victoria diplomática para Trump. El presidente inicialmente no logró persuadir al gobierno británico de bloquear a Huawei de sus redes 5G, pero luego impuso nuevas sanciones contra la compañía en mayo, lo que obligó a Johnson a retirarse. Otros países ahora pueden seguir.

Incluso sin el movimiento de sanciones, Johnson podría haber luchado por mantener su posición en Huawei. Los legisladores conservadores estaban convencidos de que estaba subestimando la amenaza planteada por China, y estaban decididos a bloquear a Huawei de las redes 5G. Se rebelaron en una votación simbólica en los Comunes en marzo, reduciendo la mayoría parlamentaria de Johnson de 80 a 24. Desde entonces, el Reino Unido se ha bloqueado como resultado del coronavirus y la confrontación por Hong Kong ha aumentado, aumentando las preocupaciones de los conservadores sobre China.

Según el plan británico anunciado el martes, los operadores no podrán agregar ningún componente nuevo de Huawei a sus redes 5G después del 31 de diciembre de este año. Todos los equipos fabricados por la empresa con sede en Shenzhen que ya están instalados deberán eliminarse de la infraestructura 5G para 2027.

La prohibición de Huawei costará a los operadores del Reino Unido hasta 2 mil millones de libras (US$ 2.5 mil millones) para implementar, y retrasará el despliegue de las redes 5G entre dos y tres años, dijo el gobierno.

Liu Xiaoming, enviado de China a Gran Bretaña, calificó la decisión como "no solo decepcionante sino desalentador". En un seminario web hoy 15/7, dijo: "Huawei simplemente simboliza cómo tratas a China" y esa confianza entre las dos naciones ha sido "socavada".

"La forma en que tratas a Huawei será seguida muy de cerca por otras empresas chinas", dijo. "Diría que Gran Bretaña solo puede ser Gran Bretaña una vez que tenga una política exterior independiente, en lugar de ser visto por China y el resto del mundo, solo como un socio menor de Estados Unidos".

En los comentarios públicos de Johnson antes de la prohibición, hizo hincapié en que no es un "sinófobo natural" y que aún quiere que el Reino Unido haga negocios con China. El martes, en el Parlamento, el secretario de Cultura, Oliver Dowden, dio una idea de cómo ve el gobierno los lazos futuros.