icon

Nuevo estudio: los neumáticos y sus partículas es lo que más contamina los océanos

Si pensamos en la contaminación de los ríos y los océanos lo más probable es que primero nos refiramos a residuos que los seres humanos arrojan constantemente o los desechos tóxicos de las fábricas. Sin embargo un estudio reciente dio a conocer que una de las cosas que más contamina es las partículas de plástico que expulsan, entre otras cosas los neumáticos y las pastillas de freno.

Los neumáticos contaminan los océanos más que otro tipo de gas o residuo.

Los automóviles no solamente son perjudiciales al medio ambiente por los gases Monóxido de carbono (CO) y Dióxido de carbono (CO2), expulsados constantemente, también el simple uso de sus neumáticos también contamina. De acuerdo con un estudio realizado por el Instituto Noruego de Investigación Aérea: aproximadamente 200,000 toneladas de pequeñas partículas de plástico son expulsadas de las carreteras hacia los océanos cada año.

Al mismo tiempo, la contaminación en cuestión es tan peligrosa que no solo llega a los océanos y a los animales que viven en él sino que en consecuencia alcanzan a demás especies terrestres del mundo animal y si bien no está probado todavía se cree que hay partículas existentes hasta en los seres humanos a través de la alimentación. Hasta el momento la región más afectada es el Ártico. 

"Las partículas realmente pequeñas son probablemente las más importantes en términos de salud y consecuencias ecológicas porque puedes inhalarlas y las partículas muy pequeñas probablemente también pueden ingresar a los vasos sanguíneos", explicó Andres Stohl, quien dirigió la investigación. 

Las conclusiones del estudio fue publicada en la revista de ciencia Nature Communications. De acuerdo a lo que este detalla el método de investigación, el equipo utilizó modelos de circulación atmosférica bien establecidos para evaluar cómo se vuelan en todo el mundo.

De acuerdo con los expertos, la utilización cada vez más habitual de autos eléctricos. Si bien los mismos tienen como objetivo reducir el impacto en el medio ambiente al no enamar gases, son perjudiciales con sus partículas de plástico. Sin embargo hasta que esto se haga algo común en la población mundial, el daño será mucho mayor. "Los autos eléctricos suelen ser más pesados ​​que los de motor de combustión interna. Eso significa más desgaste en neumáticos y frenos ”.