icon

El negocio de armas no se entera de que hay pandemia

Cuando comenzó la pandemia, el Pentágono anunció que aceleraría los pagos a sus proveedores como una forma de ayudarlos en la crisis y no interrumpir los programa en marcha. El mayor beneficiario fue Lockheed Martin, la empresa que acaba de sancionar China en su escalada con USA.

El MIM-104 Patriot es un sistema de misiles tierra-aire de largo alcance fabricado por la compañía estadounidense Raytheon. Creados para reemplazar a los Nike-Hercules como misiles de altitud media-alta, los Patriot se hicieron populares tras la Guerra del Golfo, donde se usaron masivamente.

Lockheed Martin es una compañía multinacional de origen estadounidense enfocada en la industria aeroespacial y militar, nacida de la fusión en marzo de 1995 de Lockheed Corporation y Martin Marietta. Su CEO es Marillyn Hewson y es el mayor contratista militar de USA.

Su mayor accionista es State Street Corporation, con 15,07%; le siguen The Vanguard Group, Inc., 8,29%; Blackrock Inc., 6,57%.

State Street Corporation es el banco estadounidense más antiguo en operaciones N°2 y es una de las compañías de gestión de activos más grandes del mundo. 

El Pentágono eligió para sus pagos acelerados a contratistas a 4 de las 5 mayores empresas de defensa de USA.

Lockheed Martin Corp., Boeing Co., Raytheon Technologies Corp., Northrop Grumman Corp. y United Launch Alliance LLC (la empresa conjunta de lanzamiento espacial entre Boeing y Lockheed) son los beneficiarios, según una carta que el 15/05 le envió a la senadora Elizabeth Warren, la subsecretaria de Adquisiciones y Mantenimiento para la Defensa, Ellen Lord.

Lockheed es el mayor receptor individual de la decisión del Pentágono: recibió hasta ahora US$ 1.100 millones de un total que Lord estimó que sería de US$ 3.000 millones.

Precisamente China impondrá sanciones a Lockheed Martin en represalia por la aprobación de USA de un acuerdo para vender partes de misiles de Taiwán, informó el Ministerio de Relaciones Exteriores chino.

Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, reiteró: "China se opone firmemente a las ventas de armas estadounidenses a Taiwán".

El Departamento de Estado aprobó la venta de partes de misiles Patriot a Taiwán por US$ 600 millones.

La República Popular de China reclama a Taiwán como su territorio, y por eso se opone al suministro de armamento de parte de USA.

Aunque USA canceló su tratado de Defensa con Taipei después de cambiar el reconocimiento diplomático a Beijing en 1979, Washington sigue siendo el garante no oficial de la seguridad de Taiwán.

El ejército de Taiwán, que realiza esta semana su ejercicio anual de fuego vivo 'Han Kuang', simulando ataques chinos, está equipado con armas estadounidenses.

Washington y Beijing se han impuesto sanciones de ojo por ojo y otras medidas durante varios meses, y se han enfrentado por los orígenes del brote de coronavirus, el status del grupo tecnológico chino Huawei, presuntos abusos de los derechos humanos en el oeste de China y el futuro de Hong Kong.

China impupso sanciones a legisladores estadounidenses, incluidos los republicanos Marco Rubio y Ted Cruz, en represalia a las medidas estadounidenses por presuntos abusos contra los derechos humanos contra las minorías étnicas en la provincia de Xinjiang.

Auditoría

La medida del Departamento de Defensa significó que las empresas más grandes podrían obtener hasta el 90% de sus pagos por contratos en curso, en comparación con el 80% anterior. 

"Los desembolsos a contratistas principales incluyen pagos a todos los niveles de su cadena de suministro", escribió Lord en la carta que llegó a Bloomberg News. 

La medida apunta a garantizar que los contratos críticos de seguridad nacional, incluida la producción de sistemas y suministros de armas clave, no fueran interrumpidos.

La senadora Warren, que integra el Comité de Servicios Armados del Senado, expresó su preocupación de que las compañías desviaran el dinero a recompras de acciones, dividendos o pagos ejecutivos.

"Las empresas no desvían los pagos de los costos incurridos para compartir recompras, dividendos o salarios ejecutivos porque los contratistas ya deben haber incurrido en costos antes de recibir los pagos progresivos mayores", defendió Lord.

En algunos casos, "los principales contratistas principales utilizaron fondos corporativos para acelerar los pagos a proveedores en riesgo antes de los pagos recibidos del Departamento de Defensa", continuó la funcionaria del Pentágono.

Lockheed informó el 26/06 que los fondos adicionales se giraron a sus subcontratistas, y que "hasta la fecha, hemos recibido más de US$ 1.100 millones en pagos de progreso acelerado del Pentágono y los hemos transferido a los proveedores".

Warren buscó información sobre cómo el Pentágono supervisaba las solicitudes de los contratistas para pagos acelerados.

Según Lord, lo hacen vía "llamadas telefónicas trimestrales con asociaciones de la industria y los principales contratistas principales y otros foros establecidos regularmente".