icon

Pensando en las elecciones, Trump denuncia a su equipo y los republicanos preparan plan

El presidente Donald Trump criticó a los expertos en salud de su gobierno que lideraron la respuesta de USA a la pandemia, de alguna manera responsabilizándolos por los pésimos resultados. Entonces, uno de ellos, el Dr. Anthony Fauci, respondió pidiendo a los estados que se apeguen a los protocolos para detener un aumento en los casos. Trump es cada vez más crítico con los funcionarios de salud del gobierno mientras un aumento constante de infecciones amenaza con detener la tendencia a la apertura de todo que impulsó Trump. En tanto, hay movimientos en el Partido Republicano para intentar retomar la iniciativa en el período preelectoral.

La pandemia resulta un obstáculo creciente para la reelección de Donald Trump.

Los republicanos del Senado terminarán la próxima semana su propio plan presupuestario para una nueva ronda de alivio pandémico y entonces abrirán negociaciones con los demócratas, cuando el último estímulo comienza a agotarse y el resurgimiento de los casos de Covid-19 amenaza con una recesión más profunda.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, dijo que está trabajando con la Administración Trump para redactar una propuesta exclusiva del Partido Republicano, el primer paso antes de las conversaciones con los demócratas, que ya presentaron un proyecto de ley de estímulo de US$ 3,5 billones que pasó a la Cámara de Representantes.

"No deberíamos agregar más deuda a la deuda, pero estoy pronosticando que tendremos un paquete de rescate más, que comenzaremos a debatir y discutir la próxima semana", dijo McConnell durante una conferencia de prensa en su estado natal, Kentucky.

Los legisladores de ambos partidos están muy distanciados entre sí acerca del alcance del próximo paquete, la 5ta. acción legislativa desde que comenzaron los bloqueos que cerraron la economía en marzo. 

Y los republicanos del Congreso aún tienen sus propias diferencias entre ellos para establecer un puente con el presidente Donald Trump, quien enfrenta perspectivas de reelección cada vez más inciertas y tiene sus propias ideas sobre la mejor manera de impulsar el crecimiento en medio de una pandemia que todavía está en su apogeo.

"No se han tomado decisiones, aún no hay negociaciones formales", dijo a periodistas Larry Kudlow, el principal asesor económico de Trump.

Sin embargo, todas las partes se enfrentan a un calendario vertiginoso que le daría al Congreso apenas unas pocas semanas para superar grandes cismas sobre cuánto gastar y dónde gastarlo.

Trump está interesado en suspender temporalmente los impuestos sobre la nómina salarial y, posiblemente, una moratoria o diferimiento de los tributos a las ganancias de capital.

USA está siendo golpeado por un aumento en los casos de Covid-19, particularmente en los estados de tendencia republicana. 

Mientras tanto, los beneficios de desempleo ampliados incluidos en el último estímulo, ya se agotaron a fin de mes, muchas empresas han recibido su ayuda y el Tesoro ya ha distribuido la gran mayoría de los pagos a las personas.

Los líderes republicanos dicen que podrían votar su ley de ayuda antes de un receso anual de agosto. Es una agenda ambiciosa dado que el Senado no regresará a Washington DC hasta el 20/07.

Los funcionarios de la Casa Blanca hablan de US$ 1 billón como techo para el proyecto de ley y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dice que $ 1 billón es el piso.

El senador John Thune, de Dakota del Sur, el líder republicano N°2, dijo que las divisiones entre los republicanos del Congreso y Trump deberán ser resueltas como un precursor de las conversaciones con los demócratas. 

El debate sobre cómo reabrir de manera segura las escuelas de la nación puede surgir como un gran obstáculo dado un nuevo impulso de Trump para tratar de obligar a los distritos escolares, que están bajo control local, a reabrir por completo en el otoño.

 La Casa Blanca está buscando vincular la ayuda escolar o la ayuda estatal a una reapertura.