icon

Mejora la previsión de demanda de petróleo en 2020 pero hay alerta naranja

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) mejoró su pronóstico para la demanda de petróleo en 2020, pero advirtió que la propagación de covid-19 plantea un riesgo hacia el futuro.

La incertidumbre es elevada y las previsiones, entonces, pierden solidez. No obstante, en caso de que la situación no empeore mucho, la nueva estimación de consumo mundial de petróleo en 2020 representa una caída de 7,9 mb/d respecto de 2019, aunque supone una mejora respecto a las anteriores previsiones para 2020.

"Comenzamos la 2da. mitad de este singular año (2020) con la esperanza de que lo peor de las turbulencias del mercado petrolero hubiera quedado atrás. Varios indicadores mostraban una recuperación de la actividad económica, incluida la mejora de la movilidad en muchas regiones", señala el informe de la AIE.

"Sin embargo, el fuerte crecimiento de los nuevos casos de covid-19 y la reimposición de bloqueos en algunas regiones, incluidas América del Norte y América Latina, están ensombreciendo las perspectivas", sostiene el documento publicado por la Agencia Internacional de Energía.

La AIE, con sede en París, elevó su pronóstico a 92,1 millones de barriles diarios (bd), un aumento de 400.000 bd con respecto a su proyección de junio, citando una disminución menor de lo esperado en el segundo trimestre.

“Si bien el mercado del petróleo ha hecho indudables progresos ... el gran, y en algunos países, acelerado número de casos de covid-19 es un inquietante recordatorio de que la pandemia no está bajo control y el riesgo para nuestras perspectivas del mercado es casi seguro que sea a la baja”, dijo la AIE en su informe mensual.

La relajación de las medidas de confinamiento en muchos países provocó un fuerte repunte de las entregas de combustible en mayo, junio y probablemente también en julio, dijo la AIE.

Mientras tanto, en las últimas semanas, los precios de referencia de los futuros del petróleo crudo se han mantenido notablemente estables, con el Brent y el WTI rondando los 40 dólares el barril. Además, la estructura de contango visto en ambas curvas de futuros se ha aplanado, lo que principio indica que la demanda de crudo a corto plazo ha igualado la oferta. 

"En el caso del Brent, incluso vimos algunos días de backwardation en junio. Los mercados de futuros anticipan una transformación en el mercado petrolero desde un superávit sustancial en la primera mitad del año a un déficit en la 2da. mitad", destaca el informe.

Pero la actividad de refino de petróleo en 2020 se prevé que caiga más de lo que la AIE anticipó el mes pasado y que crezca menos en 2021, señaló el organismo.

“Para los refinadores, cualquier beneficio de la mejora de la demanda es probable que se vea compensado por las expectativas de mercados de materias primas mucho más ajustados en el futuro. Los márgenes de las refinerías también se verán desafiados por un importante exceso de existencias de productos en el muy débil segundo trimestre de 2020”, dijo la AIE.