icon

Insólito pero un intento de 3 días de encierro provocó un motín en Serbia

No tiene lógica que un intento de toque de queda durante 3 días que intentó realizar el Presidente de Serbia en el marco de la pandemia, terminara en un desastre en las calles, con turbas enfurecidas enfrentándose a la policía antimotines. 

Resulta insólito que por un toque de queda por 3 días para intentar frenar el covid-19, haya estallado una multitud en Serbia.

Serbia es un país de la península balcánica en el sureste de Europa. En la capital, Belgrado, se levanta la Fortaleza de Belgrado, sometida sucesivamente por los imperios Romano, Bizantino y Otomano. 

Su presidente es Aleksandar Vučić, desde el 31/05/2017. 

Entre 2014 y 2017, ejerció de presidente del Gobierno. 

Durante su período de militante del ultranacionalista SRS, Vučić abrazó las tesis expansionistas de la «Gran Serbia». Luego fue moderando sus posiciones, hasta favorecer el ingreso de Serbia en la Unión Europea.

El descontento en ciernes es, en realidad, un intento de golpe de Estado, opinó el ministro de Defensa serbio, Aleksandar Vulin, en la televisión local. La "terrible violencia callejera" tiene antecedentes puramente políticos, argumentó.

"Tenemos un intento de golpe de Estado, un intento de tomar el poder por la fuerza y ​​un intento de provocar una guerra civil en Serbia. No se puede describir de otra manera", afirmó.

El presidente Aleksandar Vucic había anunciado 48 horas antes que ejecutaría un toque de queda desde el viernes 10/07 y durante todo el fin de semana para provocar un distanciamiento social en el marco de la pandemia. 

Después, miles de personas se reunieron fuera del Parlamento para protestar.

Se enfrentaron con la policía mientras intentaban ingresar al edificio. Los escuadrones antidisturbios lanzaron gases lacrimógenos para obligar a la multitud a retroceder.

Según el ministro de Defensa, Vulin, la cobertura de los medios en los Balcanes fue hostil hacia el gobierno serbio, y esto "no es accidental".

"Es obvio que hay una campaña [de medios] orquestada porque no quieren una Serbia exitosa y estable", agregó.

Serbia ha reportado más de 17.000 casos de covid-19 y más de 340 muertes. 

Vulin advirtió que las protestas masivas, en las que las personas no se mantuvieron separadas, solo han aumentado el riesgo de propagar el contagio.

"Me pregunto quién será responsable de que cientos y miles de personas se infectaron en los 2 días de disturbios", dijo.

Mientras tanto, el presidente Vucic dio marcha atrás en el toque de queda. Se espera que el gobierno intente otras medidas, que incluyen acortar las horas de los espacios públicos y multas para aquellos que no usan máscaras protectoras.