icon

400 cruceros inactivos, un dilema nunca imaginado

La crónica de Bloomberg es muy ilustrativa: "Cientos de personas se alinearon a orillas del río Clyde de Glasgow hace unas semanas por la rara vista de un pequeño crucero de alta gama que navega río arriba, prácticamente en el corazón de la ciudad. El viaje de Azamara emocionó a los espectadores socialmente distanciados al tocar la bocina, generalmente un anuncio de una celebración. Pero esta vez no había nadie allí para saludar en la cubierta del barco de 700 pasajeros, aparte de la docena de miembros de su tripulación. Después de todo, no se trataba de una llegada de celebración: era un buque con soporte vital, al igual que cualquier otro barco que lidia con la brutal estela de la pandemia."

Cruceros estacionados en la Bahía de Manila, Filipinas, el 31/05/2020.

Desde mediados de marzo, la mayoría de los aproximadamente 400 cruceros del mundo se encuentran fuera de servicio. 

Unas pocas docenas navegan repatriando miembros de la tripulación de todos los rincones del mundo. 

El resto está inactivo en el purgatorio de cruceros, incapaz de navegar comercialmente en el futuro previsible. (En USA la industria acordó no reanudar los negocios al menos hasta el 15/09).

Estar inactivo durante la pandemia es malo para el resultado de la compañía, una posible sentencia de muerte para sus activos más costosos: los barcos. Es un atolladero que la industria nunca antes había enfrentado en esta escala.

"Los cruceros modernos no están diseñados o construidos para ser apagados y dejados en un muelle", dice Monty Mathisen, editor gerente de Cruise Industry News. "Estás hablando de grandes cantidades de maquinaria, electrónica e incluso de acero que necesita mantenimiento, control y trabajo preventivo".

En una reciente presentación ante la SEC (Securities and Exchange Commission), Carnival Corp., cuyas 9 marcas comprenden la compañía de cruceros más grande del mundo, indicó que sus gastos actuales de envío y administración ascenderían a US$ 250 millones al mes una vez que todos sus barcos estén en pausa. Y no hay horizonte, una partida a largo plazo en un balance que registró pérdidas de US$ 4.400 millones solo en el 2do. trimestre.

Luego, ¿dónde estacionar un crucero inactivo? 

No hay suficiente espacio en el puerto para que cada barco atraque a la vez, especialmente para los grandes barcos que normalmente transportan hasta 8.880 pasajeros y tripulantes. 

Los barcos menos afortunados no tuvieron más remedio que echar el ancla en el mar, deteniéndose ocasionalmente en el puerto más cercano para obtener provisiones y combustible.

Un grupo de 15 barcos de Carnival Cruise Line, Royal Caribbean y Celebrity Cruises se encuentra cerca de las Bahamas, según Cruisemapper.com, un sitio de rastreo de barcos. El Symphony of the Seas de 6.680 pasajeros, el crucero más grande del mundo, ronda por República Dominicana.

Bill Burke, vicealmirante retirado de la US Navy y oficial marítimo N°1 de Carnival, llevar 20 buques al Caribe, 40 a Europa, 35 a Asia y 10 al Pacífico oriental, es un proceso que se extenderá hasta el 3er. trimestre del año.