icon

En un Mercosur tenso, Lacalle Pou juega fuerte por una Libertadores en Uruguay

Fútbol pasión de multitudes. También motor económico. Y, por si faltara algo, eje geopolítico. El nuevo coronavirus provoca decisiones importantes en la Confederación Sudamericana de Fútbol, más conocida como Conmebol. Por ejemplo, que la Copa Libertadores se juegue en sede única, y en Uruguay, que ha dejado atrás la pandemia. Todos necesitan una Libertadores que alivie las finanzas de Conmebol y clubes.

Estadio Centenario, de Montevideo.

De acuerdo al suplemento deportivo del diario El País, de Montevideo (Uruguay), habrá Copa Libertadores 2020 pero con sede única.

De acuerdo al informe de Edward Piñón, será en Uruguay: "De hecho, el gobierno de Luis Lacalle Pou aguarda con expectativa que el resultado de los diálogos mantenidos entre el propio Presidente de Uruguay y el titular de la Conmebol, Alejandro Domínguez, arroje novedades en agosto próximo.

El 21/04, en la Torre Ejecutiva, de Montevideo, el Lacalle Pou recibió al titular de la AUF (Asociación Uruguaya de Fútbol), Ignacio Alonso.

Serían 20 días (32 clubes que compiten aunque no todos se quedan hasta el final del mismo) entre 2.000 y 2.500 personas: US$ 15 millones para la actividad económica uruguaya.

La televisación de los partidos puede llegar a mover a 500 trabajadores. 

La idea es impulsada por Ignacio Alonso, presidente de la AUF. Y tendría el apoyo de la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche: Álvaro Delgado (secretario de Presidencia) y Armando Castaingdebat (viceministro de Desarrollo Social).

Los argumentos: 

1. Contratos de sponsoreo del certamen ya pagos, por lo que necesariamente hay que poner en juego otra vez la Copa Libertadores. 
2. Conmebol quiere jugar y repartir el dinero. 
3. Los clubes quieren jugar y percibir esos ingresos. 
4. Los clubes en sus países no pueden jugar. 
5. Brasil, pese a la enorme presión política que se ejerció para que vuelva el fútbol en Río de Janeiro, tiene uno de los focos de la pandemia más fuertes del mundo. 
6. Los números de contagios y fallecidos dejan también a Chile como uno de los principales focos mundiales de la pandemia. 
7. Perú ya es el quinto país del mundo con mayor cantidad de contagios de COVID-19. 
8. Bolivia tiene los hospitales colapsados y Venezuela acumula rompimientos de registros diarios de casos. 
9. No hay tregua tampoco en Colombia, Argentina y Ecuador. 
10. La lucha política entre Argentina y Brasil. Esa rivalidad terminará colaborando para Uruguay. A Argentina no le gustaría que Rio de Janeiro sea sede de la Libertadores ni a Brasil que lo sea una ciudad argentina.

El director de desarrollo de la Conmebol, Gonzalo Belloso, le dijo al diario deportivo argentino Olé que existe “la variable de poder cambiar de sede de los equipos y también se puede exigir desde el organizador (...) es una opción que puede ser válida para utilizar en este momento”.

Uruguay planifica 3 sedes: Montevideo, Colonia y Punta del Este / Maldonado.

El reglamento de Conmebol establece que los estadios deben tener un aforo mínimo de 10.000 espectadores para la fase de grupos. El elemento ineludible es la exigencia mínima de sistemas de iluminación artificial.