icon

Ofensiva del mercado acreedor de Argentina sobre BlackRock y Ashmore

Lo que se hizo mal en el pasado, queda atrás. Ya no se puede recuperar el tiempo perdido. Lo importante ahora es salvar lo que viene, y al parecer puede alcanzarse un acuerdo porque todo indica que el gobierno de Alberto Fernández se acercó al reclamo de los acreedores. Y gran parte del mercado, con una recepción positiva de la propuesta, está presionando a los rehacios BlackRock y Ashmore.

Lo que más necesita la Argentina: dólares estadounidenses.

Sin duda es un mensaje de los mercados al Gobierno. Y es poner en negro sobre blanco lo que varios empresarios ya le explicaron a Máximo Kirchner, Sergio Massa y Eduardo De Pedro.

Según los cálculos de Gramercy Fund Management LLC, la Argentina aseguraría una reducción considerable en sus obligaciones contractuales de servicio de la deuda (intereses) y un alivio de flujo de efectivo de alrededor de US$ 40.000 millones durante los primeros 10 años, lo que equivale a alrededor del 9% del producto interno bruto.

La nueva oferta argentina aporta ventajas directas para las finanzas del Gobierno e indirectas al mejorar las perspectivas de la actividad del sector privado, y abre el camino para un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, lo que garantiza ingreso de dinero de emergencia ante el impacto de la pandémica.

Si bien hay acreedores que están muy duros, tal como los fondos Black Rock y Ashmore, la reacción del mercado presiona muy fuerte sobre estos acreedores.

De acuerdo con los cálculos de Eco Go, la tasa del cupón promedio pasó de 2,9% a 3,5%, según Liliana Franco, de Ámbito Financiero.

Los fondos Gramercy Funds Management y Fintech Advisory anunciaron su apoyo a la propuesta argentina desde el Comité de Acreedores de la Argentina (ACC, en su sigla en inglés).

Los militantes del kirchnerismo cuestionaron que Luis Caputo, ex titular del Banco Central, apoye la oferta argentina. Por lo que parece, esos militantes siguen en la anécdota y no tienen idea ni de la profundidad de la crisis argentina presente ni de la necesidad de reorganizar el enfoque clásico del kirchnerismo sobre la economía.

La Argentina seriamente tiene un horizonte o de hiperinflación o de persistir en la presente estanflación por el resto del mandato de Alberto Fernández. Por algún lugar debe comenzar a recuperar su macroeconomía.

Esto sucede mientras Domingo Cavallo, por Zoom y en ocasión de un aniversario del IERAL, de la Fundación Mediterránea, recuerda aquellos años '90, que siguen siendo impresionantes en cuanto a inversión directa en la economía argentina. Los números son irrefutables.