icon

Compiten por conseguir voluntarios para probar vacunas anti covid-19

Los laboratorios medicinales compiten para lograr voluntarios para probar sus vacunas. Ellos apuntan a estados donde las infecciones están surgiendo, como Florida, Arizona y Texas. Dada la urgencia, los investigadores están tomando medidas inusuales tales como ir a reclutar en farmacias, incluir a iglesias en la búsqueda de temas que permitan identificar a voluntarios e incluso solicitar a sus empleados y familias que pregunten por interesados. Los investigadores también están implementando algoritmos para apuntar al reclutamiento en lugares en riesgo de ser golpeados con el virus.

No hay voluntarios suficientes para tantos experimentos de vacunas que en forma simultánea intentan avanzar. Otra curiosidad del covid-29.

Los investigadores de vacunas están probando nuevas tácticas en un esfuerzo sin precedentes para reclutar a las decenas de miles de voluntarios sanos necesarios para terminar de probar las inyecciones de coronavirus en las últimas etapas de desarrollo.

Encontrar a pacientes es crucial para realizar los ensayos de vacunas experimentales contra el nuevo coronavirus . La población en general no puede comenzar a recibir vacunas hasta que las vacunas se aprueben en los ensayos.

Varios laboratorios están listos para participar en grandes ensayos clínicos en USA. Hay unas experiencias 150 en desarrollo usando varios métodos, la mayoría de los cuales aún no han comenzado las pruebas en humanos.

Los ensayos deben hacerse en suficientes pacientes, en diferentes regiones de USA, el país más dañado por el covid-19. 

Tantas vacunas se están acercando a la fase de prueba fundamental que los investigadores y las empresas sienten que deben tomar medidas extraordinarias para reclutar a todos los sujetos necesarios.

"No solo tenemos que encontrar el número de voluntarios, sino que deben estar en un área donde el virus se está propagando actualmente, de lo contrario, no se aprenderá nada sobre la efectividad de la vacuna", dijo el director de los Institutos Nacionales de Salud, Francis Collins.

Las autoridades sanitarias y los científicos consideran que las vacunas resultan la clave para detener la propagación del nuevo coronavirus. 

Varios proyectos de vacuna contra el coronavirus han demostrado ser prometedores en pequeños estudios iniciales pero aún deben ser probados en miles de pacientes más antes de que los reguladores les permitan convertirse en especialidades medicinales de venta al público.

Normalmente, los fabricantes de medicamentos reclutan pacientes para probar productos potenciales a través de publicidad, redes sociales o cuando los pacientes visitan a los médicos. Los ensayos pueden llevar años desde el principio hasta el final, y las vacunas en promedio tardan más de una década en desarrollarse. Pero el tiempo casi ha desaparecido con Covid-19.

Se espera que varios de los ensayos de la etapa final, o fase 3, comiencen en las próximas semanas.

El gobierno federal planifica financiar 3 ensayos de 30.000 personas: la vacuna Moderna Inc. a partir de este mes, en agosto la vacuna desarrollada conjuntamente por la Universidad de Oxford y AstraZeneca PLC, y en septiembre, una vacuna desarrollado por Johnson & Johnson. 

La vacuna de Oxford recientemente comenzó las pruebas en etapas avanzadas fuera de USA.

Pfizer Inc. y su socio BioNTech SE comenzarán su propia prueba de 30.000 personas de su vacuna este mes también.

Los investigadores inscribirán a más sujetos de los que son típicos en los ensayos de vacunas para garantizar que suficientes personas estén expuestas al virus.

La escala es tan grande que significa que los ensayos compiten efectivamente entre sí por los reclutas disponibles.

“Un voluntario no puede estar en dos estudios diferentes. Es un juego de suma cero en ese sentido ", dijo el Dr. Joseph Kim, director ejecutivo de Inovio Pharmaceuticals Inc., que la semana pasada anunció resultados positivos en un pequeño estudio y se está preparando para un estudio más amplio.

PRA Health Sciences Inc., que ayuda a reclutar pacientes de prueba, está buscando en departamentos de salud pública, laboratorios de pruebas y farmacias, dijo Kent Thoelke, director científico de PRA.

El Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati, que se está preparando para probar la inyección de Oxford, se comunica con los participantes de ensayos que no son de covid-19, envía un correo electrónico a los 16.000 empleados del hospital, les insta a comunicarse con amigos y familiares, y hace un seguimiento de 7.000 personas que se contactaron con el hospital que estuvo involucrado en un desarrollo de Pfizer, dijo Robert Frenck, profesor de pediatría en el hospital.

Para complicar los esfuerzos, se necesita no solo de que los ensayos alcancen un número determinado de sujetos, sino que incluyan un número suficiente de ancianos, minorías étnicas y otros participantes con mayor riesgo de infección. Los funcionarios de salud pública han dicho que representar a los grupos de alto riesgo es importante, y los reguladores han alentado su inclusión.

El Dr. Frenck dijo que también se está reuniendo con grupos comunitarios e iglesias para garantizar que los ensayos incluyan poblaciones de alto riesgo. El hospital planea enviar oficinas móviles de médicos a los geriátricos.

Los investigadores están tratando de identificar áreas en riesgo de propagación del virus y reclutar allí, dijo Kathleen Neuzil, profesora de vacunología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland.

Sanofi SA, que planea comenzar a probar su primera vacuna anti covid-19 en humanos a principios de septiembre, está utilizando algoritmos e inteligencia artificial para anticipar puntos críticos en todo el mundo donde pueda reclutar pacientes.

Benchmark Research, una compañía de Austin, Texas, que ayuda a realizar un estudio de la vacuna Moderna en la etapa intermedia, está reclutando voluntarios para estudios de fase 3, llamando a escuelas, frigoríficos y otros lugares donde el coronavirus podría propagarse fácilmente, dijo el presidente ejecutivo Mark Lacy.