icon

Cuarto mes consecutivo de contracción económica en Brasil

La actividad económica en Brasil se contrajo significativamente en junio por cuarto mes al hilo, mostró una encuesta sobre la actividad de los gerentes de compras hoy 3/7, ya que la crisis por el Covid-19 aseguró que la economía más grande de América Latina terminó el segundo trimestre con un pie débil.

Sin embargo, hubo una fuerte divergencia entre la manufactura, que se expandió ligeramente, y el sector de servicios dominante, que permaneció bajo una fuerte presión y eliminó empleos al ritmo más rápido registrado.

El índice de gerentes de compras de servicios (PMI) de IHS Markit en Brasil aumentó a 35.9 en junio desde 27.6 en mayo, y el PMI compuesto que abarca la manufactura aumentó a 40.5 desde 28.1.

Aunque los dos índices principales aumentaron en junio, todavía indicaron fuertes descensos en la actividad: una lectura superior a 50.0 marca la expansión, mientras que una lectura por debajo significa contracción. Ambos marcaron el cuarto mes consecutivo de disminución en la actividad.

Paul Smith, director de economía del proveedor de datos IHS Markit, dijo que los PMI de abril a junio son consistentes con la caída del producto interno bruto de Brasil en un 7-8% en el segundo trimestre, tal vez más. El PBI se contrajo 1.5% en el período enero-marzo.

"A pesar de haber disminuido un poco desde mayo, la recesión en la economía de servicios de Brasil sigue siendo severa y de una naturaleza sin precedentes", dijo Smith. "De hecho, los últimos datos sobre la actividad y los nuevos negocios volvieron a ser simplemente terribles", agregó.