icon

Llegan los juicios contra el sistema de salud por los cambios que hizo Trump

Donald Trump ganó las elecciones prometiendo, y desde la Casa Blanca intentó concretarlo, eliminar la cobertura sanitaria llamada Obamacare, el proyecto de ley de reforma de salud que se convirtió en ley en 2010. Trump pasó la mayor parte de su 1er. año en el cargo tratando de impulsar varios planes de revocación en el Congreso. Esos intentos fracasaron en gran medida, excepto por la derogación del mandato individual que se incluyó en la legislación fiscal que el Congreso aprobó en diciembre de 2017. Así Trump le entregó un negocio multimillonario a las aseguradoras de salud, que también es una estafa con protección del Estado.

Los funcionarios de Donald Trump -en la foto firmando su intento de defenestrar el -Obamacare'- defendieron su desregulación del mercado a corto plazo diciendo que querían poner a disposición de las personas opciones de seguro más baratas. También dijeron que querían alentar a las personas con Medicaid a buscar trabajo. Pero en ambos casos, al desregular el seguro de salud y crear nuevas cargas administrativas para la cobertura de Medicaid, la consecuencia más probable fue un debilitamiento de las protecciones del consumidor y la red de seguridad social para los estadounidenses de bajos ingresos.


Luego, en agosto de 2018, la Administración Trump emitió nuevas regulaciones que harían que los planes a corto plazo y otros productos similares fueran más accesibles y superficialmente atractivos. Dichos planes no tienen que cubrir condiciones preexistentes y no tienen que proporcionar protección financiera integral contra facturas médicas importantes. A las personas que venden estos planes a menudo se les dice que no solo son más baratas que la cobertura que cumple con Obamacare, sino que también proporcionarán el mismo nivel de beneficios financieros.

Tales planes no conformes todavía existían bajo Obamacare. Pero el gobierno de Barack Obama había promulgado regulaciones que restringían dicho seguro para cubrir a las personas por apenas 3 meses. La idea era alejar a las personas de esos pequeños planes y pedirles que compraran (gracias al mandato individual) la nueva cobertura integral disponible en los mercados legales.

Pero la Administración Trump revocó esas regulaciones de Obama. Combinado con la revocación del mandato individual, fue un cambio significativo, que abrió la puerta a los corredores de seguros para impulsar planes, incluso hasta el punto de engañar a los consumidores, que no estaban cubiertos por las protecciones de Obamacare."

En medio de una furiosa pandemia y un desempleo vertiginoso, esos planes deficientes están regresando. La tasa de personas sin seguro en USA ha comenzado a aumentar recientemente, y está a punto de dispararse este año. A medida que millones de estadounidenses hacen frente a la crisis del coronavirus y pierden sus empleos y el seguro de salud patrocinado por el empleador, los expertos temen que muchos terminen siendo víctimas de marketing engañoso, seguro médico débil y la desregulación de la Administración Trump.

En una demanda colectiva presentada en nombre de la damnificada Ashley Lawley y otros pacientes, su aseguradora de salud y sus afiliadas fueron acusadas de vender pólizas que "dejaban a los pacientes con poco o ningún seguro para la atención integral, excluyendo la cobertura para condiciones preexistentes y medicamentos recetados e imponiendo límites en otros servicios".

Estas políticas eran el tipo de planes escasos y de bajo grado que Obamacare había tratado de marginar, o eliminar por completo. Y por un tiempo, la ley hizo exactamente eso. Entonces Donald Trump se convirtió en Presidente.

El Gobierno de Donald Trump pidió, en medio de la pandemia del coronavirus, a la Corte Suprema, que tumbe la ley sanitaria "Obamacare". El Alto Tribunal en el pasado ha fallado 2 veces en favor de "Obamacare". En este escenario ocurre esta denuncia de damnificados por Trump.