icon

Mascarilla o barbijo, gran ganador de la cuarentena global

La máscara facial o barbijo Arrow, de Off-White, la marca de diseñador fundada por Virgil Abloh, fue el producto de indumentaria masculina más buscado en línea durante el 1er. trimestre 2020, según el Índice Lyst, informó Vogue Business. El accesorio se presentó en 2019 para la temporada de otoño / invierno. Pero en la época de Covid-19, la máscara facial se ha convertido en un accesorio esencial.

Las máscaras faciales son un producto fácil de fabricar, lo que permite que muchos minoristas ingresen al mercado, desde Nordstrom hasta Gap. Pero Off-White, hizo tendencia.

Las máscaras o barbijos de Off-White se han vendido por hasta US$ 250 en Ebay, pero el mercado es muy competitivo. El minorista japonés Uniqlo lanzó sus máscaras faciales Airism de 3 capas en Japón, lo que provocó colas nocturnas para los productos reutilizables, que se venden en paquetes de 3 por 990 yenes (aproximadamente US$ 9).

Las máscaras faciales se han vendido bien en Japón durante décadas, desde la pandemia de gripe española de 1918 y el gran terremoto de Kantō de 1923 que llenó la atmósfera de humo. Antes de Covid-19, el consumidor japonés estándar usaba un promedio de 43 máscaras al año. Las máscaras faciales también son comunes en China y Corea del Sur, consideradas una barrera protectora importante en las grandes ciudades muy contaminadas.

Ahora todo Occidente hizo tendencia a las máscaras faciales. La clave del éxito, dicen los fabricantes, es innovar rápida y continuamente. "Debes cambiar muy, muy rápido", dice Mónica Sarti, de Faliero Sarti, de Italia, que cambió de hacer bufandas a máscaras. "De lo contrario, la gente se aburre".

Sarti contó con la ayuda de otros fabricantes en Prato, distrito textil de la Toscana, para reunir materiales que se ajustaran a los estándares de salud de las autoridades italianas. El trabajo desde el diseño hasta la ejecución fue de 24 horas, un equipo de 10 personas tenía una máscara de lujo lista para vender a través de los canales DTC, de Sarti. Anunciado a través de Facebook e Instagram, el producto vendió 100 unidades por día a € 23 a € 26. 

A mediados de marzo, Facebook decidió prohibir la publicidad de máscaras para evitar que las empresas explotaran la crisis, prohibición que se levantó en junio, poco después de que la Organización Mundial de la Salud cambiara su recomendación de uso de revestimientos faciales en lugares públicos.

Sarti ha introducido una versión de bandana de mayor precio de su máscara original, que también ha ayudado a reutilizar el exceso de volumen de existencias de bufandas en las fábricas de la compañía.

Después de que el uso de revestimientos para la cara en el transporte público fuera obligatorio en el Reino Unido a mediados de junio, la semana siguiente se registró un aumento del 48% en el número de estilos de máscara, según la firma de análisis minorista Edited.