icon

Una región alemana aplica nuevas medidas de encierro luego de una nueva ola de casos

Las autoridades alemanas aplicaron hoy 23/6 nuevas medidas de bloqueo en una región occidental que ha tenido un aumento repentino de infecciones por coronavirus vinculadas a un matadero, tratando de asegurarse de que el grupo no propague una contaminación aún mayor en la comunidad.

Más de 1.550 personas dieron positivo por coronavirus en el matadero de Toennies en Rheda-Wiedenbrueck y miles de trabajadores y familiares más fueron puestos en cuarentena para tratar de detener el brote.

Miembros de la Cruz Roja Alemana (DRK) se paran frente a una casa donde viven los empleados de la fábrica de carne Toennies en Rheda-Wiedenbrueck, Alemania, el lunes 22 de junio de 2020.

La compañía ha culpado a su fuerza laboral, compuesta en su mayoría de inmigrantes de Europa del Este, por traer el virus mientras que los funcionarios sindicales dicen que el brote se debe a las terribles condiciones laborales y de vida que los empleados enfrentan bajo subcontratistas poco regulados.

El gobernador del estado de Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet, dijo que las personas en Guetersloh y partes de un condado vecino durante la próxima semana enfrentarán el mismo tipo de restricciones que existieron en Alemania durante las primeras etapas de la pandemia en marzo y abril.

Esto incluye limitar el número de personas que pueden reunirse en público a las de un solo hogar o dos personas de hogares separados, dijo Laschet.

"Ordenaremos un cierre para todo el condado de Guetersloh", dijo a los periodistas el martes. "El propósito es calmar la situación, ampliar las pruebas para determinar si el virus se ha extendido o no más allá de los empleados de Toennies en la población".

"Obtendremos una mejor imagen de la situación a través de pruebas intensivas, y luego podremos ver más claramente en siete días cuál es la situación", dijo Laschet.