icon

Arrestan al CEO de la multinacional que escondió 1.900 millones

Wirecard AG es una empresa global de tecnologías y servicios financieros con sede en Alemania, que proporciona servicios de procesamiento de pagos, emisión de tarjetas y gestión de riesgos a unos 300.000 clientes corporativos de todo el mundo. Wirecard, que parecía ser una tecnológica de gran éxito y llegó a sustituir al Commerzbank en el selectivo de Fráncfort en septiembre de 2018, fue acusada de irregularidades contables en Asia y de blanqueo de dinero a comienzos de 2019 por el diario británico Financial Times. El consejero delegadoCEO de Wirecard, Markus Braun, dimitió después de que la auditora EY se negara a firmar el balance de 2019 por las dudas sobre la existencia de haberes bancarios en cuentas fiduciarias por valor de 1.900 millones de euros, sobre los que no hay comprobaciones suficientes. Wirecard había dicho que el dinero se encontraba en 2 cuentas en 2 bancos filipinos, el Banken BDO Unibank y el Bank of the Philippine Islands, que dijeron que no atesoraban esas cuentas y que la compañía alemana no era su cliente. Además, los documentos que mostraban la existencia de esas cuentas de depósito estaban manipulados con firmas falsas de directivos. El banco central de Filipinas inició una investigación y ha asegurado que el dinero no está en el país.

El ex presidente ejecutivo de Wirecard, Markus Braun.


El ex presidente ejecutivo de Wirecard, Markus Braun, fue arrestado bajo sospecha de contabilidad falsa y manipulación del mercado, dijeron los fiscales de Munich, Alemania. Los fiscales acusan a Braun de inflar artificialmente el balance de Wirecard y los ingresos de la compañía en un intento por hacer que la compañía parezca más atractiva para los inversores y clientes. Los fiscales sospechan que Braun hizo esto en conjunto con otros. Una portavoz de la fiscalía de Munich le dijo al Financial Times que el antiguo consejo de administración de la compañía estaba bajo investigación. Wirecard advirtió horas antes que, probablemente, 1.900 millones de euros en efectivo en su balance probablemente "no existan" y reveló que anteriormente había mal interpretado su principal fuente de ganancias. Las acciones de Wirecard han caído en más del 80% desde que la compañía pospuso la publicación de sus resultados anuales. Braun se reportó a los fiscales de Munich el lunes por la noche después de que un juez emitió una orden de arresto contra quien conducía la fintech alemana de alto vuelo desde 2002 hasta que renunció el viernes 19/06.

2. Ya 120.000 muertos en USA

USA superó los 120.000 fallecidos por COVID-19, al sumarse 425 muertes en 24 horas, según datos de la Universidad Johns Hopkins. El país es el más afectado en todo el mundo por la pandemia, con más de 2,31 millones de casos, de los que unos 640.000 se han recuperado completamente, según la universidad con sede en Baltimore. ¿Cómo impactará esto en las urnas?

Lo que se sabe es que las recientes primarias en Pensilvania, Georgia y Nevada se votó por correo y eso provocó una demora increíble en conocer el resultado final. Esto se repetiría hoy martes 23/06 en las primarias en Kentucky y Nueva York, donde las autoridades ya han anunciado que algunos resultados no estarán disponibles por 1 semana. Si los votantes siguen siendo reacios a emitir votos en forma presencial, es probable que noviembre traiga una ola de votación por correo aún más masiva que la que se extendió por todo el país durante la temporada de las primarias. Esto lleva a la noche de los comicios generales: resulta que en cada estado crucial, podría demorar días, incluso semanas, resolver quién ganó. 

3. Batalla junto a la Casa Blanca

Un grupo de manifestantes intentó derribar la estatua de un Presidente de USA cerca de la Casa Blanca en la noche del lunes 22/06, cuando la policía de Washington trataba de dispersar la protesta con gas pimienta. Desde el asesinato de George Floyd, una ola de manifestaciones antirracistas y en contra de la brutalidad policial se ha extendido en todo el país. El lunes, varios cientos de manifestantes fueron enfrentados por al menos 100 efectivos policiales luego de que colocaran cuerdas alrededor de la estatua ecuestre de Andrew Jackson, 7mo- presidente de Estados Unidos, en la plaza Lafayette, a pocos metros de la Casa Blanca. El incidente demuestra que la protesta sigue activa.

4. Suicidio republicano: Eliminación de visas y de la ley de salud

El presidente Donald Trump suspendió nuevas visas de trabajo y prohibió a unos 530.000 extranjeros calificados buscar empleo en USA, como parte de un amplio esfuerzo para limitar la entrada de inmigrantes al país al menos hasta fin de año. Trump bloqueó las visas incluso a los programadores informáticos y otros trabajadores calificados que ingresan al país con la visa H-1B, así como aquellos para trabajadores temporarios en la industria hotelera, estudiantes en programas de verano de trabajo y estudio. La orden también restringe la capacidad de las multinacionales estadounidenses para transferir ejecutivos extranjeros a USA y bloquea a los cónyuges de extranjeros que trabajan en empresas en USA.

En tanto, ya es evidente que los republicanos temen el castigo de los electores a la prédica conservadora para derogar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, que impulsó Barack Obama: los casos de coronavirus aumentan en todo el país y millones de estadounidenses que han perdido empleos durante la pandemia también pierden su cobertura de salud. La Casa Blanca debe presentar ahora informes legales pidiendo a la Corte Suprema que ponga fin al programa, conocido popularmente como Obamacare. La presidenta Nancy Pelosi, aprovechando el momento, presentará un proyecto de ley demócrata para reducir el costo de la atención médica, con una votación programada para la próxima semana en la Cámara. "Políticamente, es bastante tonto hablar sobre cómo debemos revocar el Obamacare en medio de una pandemia", dijo Joel White, un estratega republicano que se especializa en políticas de salud.


"La gente no quiere volver al trabajo, supongo", comentó el gerente de Friendly Pizza poco después de las 9 am. Cambió su mascarilla para tomar café de una taza de papel que sostenía con una mano enguantada, mientras sus trabajadores miraban adentro. en hileras de productos horneados sin tocar. "Dependemos de la gente de la oficina y si las oficinas no vuelven, hemos terminado". A medida que los restaurantes y las tiendas entraron en la 2da. fase de una reapertura gradual en una ciudad que alguna vez fue conocida por su actividad las 24 horas del día, se produjo una desagradable realización: con un número significativamente menor de trabajadores de oficina, residentes y turistas, el negocio está en problemas. Tres meses después de que Nueva York se pusiera en coma temporal para detener la propagación de Covid-19, la ciudad comenzó a permitir comidas al aire libre limitadas a comida para llevar y delivery. Retomaron los cortes de cabello, los niños pudieron volver a los parques cerrados y los corredores a sus oficinas. Pero la ciudad de hoy no es la ciudad de antes. “La fase 1 fue un gran problema, pero la fase 2 es realmente un paso gigante para esta ciudad. Aquí es donde está la mayor parte de nuestra economía”, había dicho el alcalde Bill de Blasio en su conferencia de prensa diaria, al anunciar que 3.192 restaurantes habían sido aprobados para instalar mesas en estacionamientos y aceras. El problema es que la gente no aparece.