icon

La participación del mercado petrolero saudita alcanzará su punto más alto desde la década de 1980

La participación de Arabia Saudita en el mercado petrolero aumentará esta década a su nivel más alto desde la década de 1980, ya que la inversión en producción en otros lugares se agota a raíz de la crisis del coronavirus, dijo JP Morgan en un informe.


Los precios del petróleo han caído más del 40% este año después de un colapso sin precedentes en la demanda, lo que llevó a las compañías de petróleo y gas a anunciar recortes de gastos que totalizarán US$ 625 millones para el final de la década, según el banco Wall Street.

La crisis de inversión conducirá a una pérdida de producción que aumentará los precios del petróleo de referencia Brent a US$ 60 por barril en dos años, dijo el analista de JP Morgan Christyan Malek.

Brent cayó tan bajo como US$ 16 por barril en abril, ya que la pandemia obligó a las economías de todo el mundo a cerrarse y actualmente se cotiza cerca de US$ 40 por barril.

El banco de USA espera que la demanda mundial de petróleo promedie 91 millones de barriles por día en 2020, 9 millones menos que las estimaciones anteriores, y el consumo solo se recuperará a niveles pre-pandemicos de 100 millones de bpd en noviembre de 2021.

Pero los cambios en los patrones de consumo conducirán a una pérdida permanente de la demanda de 3 millones de bpd en esta década en comparación con los pronósticos anteriores, pronostica JP Morgan.

Mientras tanto, el suministro de petróleo caerá en 5 millones de bpd debido a la falta de inversión en nueva producción y al cierre de algunos campos. Con los costos de producción más bajos y la mayor capacidad, Arabia Saudita está en la mejor posición para tomar el relevo, dijo el banco.

"Arabia Saudita saldrá a la cabeza en la lucha por la participación en el mercado a medida que la producción no estadounidense y de la OPEP se desvanezca", dijo Malek.