icon

Vicentin: Alberto explica su jugada y desmiente política de quedarse con empresas

Tras el sorpresivo anuncio, el presidente Alberto Fernández explicó los motivos para intervenir y expropiar a una de las 10 agroexportadoras más importantes del país. Qué está detrás de la expropiación, cómo se llevará adelante y lo que el Estado no quería que sucediera con la empresa, son algunas definiciones que el mandatario desnudó.

El presidente Alberto Fernández dejó, en Radio Con Vos, varias definiciones muy importantes sobre Vicentin y el plan de rescate, luego de haber anunciado la intervención y posterior expropiación de una de las principales agroexportadoras del país, veamos:

"Vicentin es una empresa muy importante, en un mercado que se transnacionaliza permanentemente en forma preocupante, teniendo en cuenta toda la incidencia que tiene el mercado cerealero en la economía argentina".

"Hemos visto un problema creciente, que empezó como un problema financiero, dejando a más de 2.600 productores varados, y una serie de tomas de créditos, en fin una situación que no se atendió".

"Nos venía pareciendo que podría ser un problema que se resolvería con una compra a bajo precio de parte de una de las empresas multinacionales que ya existe, pero Argentina perdería un operador muy importante en manos de esa transnacionalización".

"¿Qué nos motiva? fundamentalmente que se trata de una empresa cerealera que tiene 13% del mercado, que tiene más de 2.000 empleados, más de 2.000 productores varados... y que el Estado tome las riendas no con la lógica del Estado que expropia y pone un político en frente, sino que la gerencia sea con capitales mixtos, donde confluye el Estado con el sector privado".

"Tomamos la decisión ayer porque la situación ya era muy complicada para los trabajadores y productores y porque empezaron a llegarme la semana pasada, propuesta para hablar con dueños de Vicentin y enturbiaba la decisión que queríamos tomar".

"No hacemos esto para salvar accionistas, hacemos esto para salvar una empresa (...) No está en la cabeza de ninguno andar expropiando empresas. Nadie puede pensar que tenemos como política quedarnos con las empresas privadas".

"No soy de los que cree que el Estado debe hacerse cargo de todo, sino que hay situaciones estratégicas y ésta es una de ellas, estamos hablando del mercado de cereales, representa una de las mayores fuentes de exportación que tiene la Argentina, generadores de divisas, estamos hablando además del mercado alimenticio, un problema muy serio y después de la pandemia, más serio con la demanda de alimentos. Argentina en materia cerealera es muy competitiva y tenemos que garantizar que esto funcione".

"Nosotros no estamos expropiando una empresa próspera, sino una empresa en quiebra y con una suerte negra en el concurso preventivo, si la empresa estuviera funcionando completamente no estaría pensando en esta medida. Hablamos del rescate de Vicentin, es una empresa quebrada por la mala administración de los últimos años, donde hubo un festival de créditos otorgados".

"A mí no me da vergüenza decir que soy un capitalista. Pero cuando el capitalismo se volvió financiero se quedó sin contenido ético".

"Esto no es comparable con cualquiera de esas medidas que la historia registra en otras partes del mundo, y que no tienen que ver para nada con la vocación y la excepcionalidad que ha tenido esta medida".