icon

Inminente cepo al transporte público

Dos puntos fundamentales acordaron en la reunión de ayer entre el Presidente, el jefe de Gobierno porteño y el gobernador bonaerense, frente al coronavirus: el control de contagios en los barrios vulnerables y la instrumentación de un sistema ordenado en el transporte público del Área Metropolitana de Buenos Aires.

Lo que el Presidente busca es evitar los contagios en el transporte público en la quinta etapa de la cuarentena. Foto: NA

En medio de la dura polémica que se ha registrado entre ciudad y provincia de Buenos Aires en los últimos días, a raíz de la cantidad de contagios y la apertura de actividades comerciales en CABA, el Presidente y los mandatarios de cada una de las jurisdicciones se reunieron para, entre otras cosas, bajar el nivel de confrontación durante la pandemia.


Está claro, y ya lo ha mencionado Alberto Fernández, hay que trabajar todos juntos contra ese "enemigo invisible", el coronavirus.

Así pues, ante la nueva etapa de la cuarentena, ayer (21/05) el mandatario nacional, junto Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gobierno porteño y Axel Kicillof, gobernador de la provincia de Buenos Aires, acordaron una estrategia para el transporte público del área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

El plan del Gobierno es que haya un esquema de turnos y un mayor ordenamiento de los pasajeros del transporte público. De hecho, ya en el tren Línea Mitre, pondrán a funcionar una prueba este fin de semana con la reserva de pasajes.

Asimismo, mantendrán que sólo puedan subir a los trenes o colectivos las personas que tienen permisos de circulación para actividades esenciales; y las empresas o rubros a las que se les habilite en adelante deberán hacerse cargo del transporte de los empleados.

De esta manera, buscan evitar en esta quinta etapa de la cuarentena los contagios de coronavirus en el transporte público del AMBA, al tiempo que flexibilizan algunos rubros de la economía.