icon

Alemania buscará sacar a la UE de la pandemia

El acuerdo de Alemania de compartir la deuda con otros países de la UE para financiar un plan de recuperación económica es recibido como un signo de unidad atrasado ante la peor recesión que haya visto el bloque y como un posible avance hacia una profundización integración entre sus 27 miembros.

La canciller alemana, Angela Merkel, rompió con la larga oposición de su país a recaudar dinero junto con otros países de la UE, a menudo más pobres. Pero la propuesta hecha con el presidente francés Emmanuel Macron es limitada en escala y duración, lo que podría ayudarla a venderla a los escépticos en su país.

La canciller alemana, Angela Merkel, habla durante una conferencia de prensa luego de una videoconferencia conjunta con el presidente francés Macron en Berlín, Alemania, el lunes 18 de mayo de 2020. Un tema fue la pandemia de la Corona y sus consecuencias.

Consiste en 500 mil millones de euros (US$ 550 mil millones) en préstamos y subvenciones para ayudar a los países durante la recesión, y algunos lo ven como un paso hacia lazos más fuertes de la UE, ya que la unión de 27 países enfrenta desafíos no solo de la crisis del virus, sino también de Fuerzas populistas en los países miembros Hungría y Polonia que quieren aflojar los lazos del bloque.

Francia, cuyo presidente había presionado mucho por la propuesta de fondo anunciada el lunes, se regocijó. "Es un avance histórico", dijo hoy 19/5 el ministro de Finanzas, Bruno Le Maire. "Podremos apoyar la recuperación económica en los países más afectados por el virus".

"La segunda consecuencia es política: Francia y Alemania afirman en voz alta y clara su determinación de ver la solidaridad entre los miembros de la Unión Europea en el centro de la construcción europea", dijo, y lo llamó "un paso histórico para toda la Unión Europea".

Macron y Merkel sugirieron que el fondo enviaría dinero a partir de 2021 a las áreas más afectadas por el brote de virus y sectores objetivo que son prioridades para la política económica de la UE, como la digitalización y la lucha contra el cambio climático.

El fondo sería una parte única del presupuesto de la UE y aprovecharía la capacidad de las instituciones de la UE para obtener préstamos a tasas de interés extremadamente bajas durante largos períodos. Se suma a un paquete de 540 mil millones de euros acordado entre los ministros de finanzas de los 19 países de la UE que usan el euro. Eso incluía préstamos del fondo de rescate de la eurozona que tendrían que pagarse.