icon

Los inversores apuestan por el BCE al tiempo que acumulan bonos gubernamentales arriesgados

Los inversores están acumulando una cantidad récord de deuda soberana del sur de Europa en una búsqueda de rendimiento, mientras cuentan con que el banco central de la región respalde los bonos más riesgosos.

La pandemia de coronavirus ha asestado un duro golpe a los países que ya luchan con altas cargas de deuda y un crecimiento económico tambaleante.

Italia, que ha visto uno de los peores brotes, recaudó € 16 mil millones (US$ 17.3 mil millones) a fines de abril en su mayor acuerdo sindicado, a través de la venta de bonos a cinco y 30 años. Un día después, España estableció un récord vendiendo € 15 mil millones de deuda a 10 años.

En marzo, el Banco Central Europeo dijo que comenzaría un nuevo programa de compra de bonos por valor de 750.000 millones de euros para ofrecer alivio a gobiernos y empresas mediante la reducción de los costos de los préstamos. El programa tuvo un éxito limitado, pero ayudó a revivir el apetito de los inversores por la deuda del gobierno del sur de Europa en ese momento.