icon

La fuerza de tareas que llega a la Casa Blanca por el coronavirus

Una docena de los mejores científicos de USA y una colección de multimillonarios y titanes de los negocios dijeron que tienen la respuesta a la pandemia de coronavirus, y encontraron una puerta trasera para entregar su plan a la Casa Blanca. El líder del grupo es un médico de 33 años convertido en capitalista de riesgo, Tom Cahill, quien alguila una habitación como vivienda, en Boston. Sin embargo, él tiene suficientes conexiones para influir en las decisiones del gobierno en la guerra contra Covid-19. ¿Quién es?

¿Cómo llegar a la Casa Blanca? Dr. Cahill llamó al multimillonario Brian Sheth, cofundador de la firma de capital privado Vista Equity Partners, amigo de Thomas Hicks Jr.: ¿Recuerdan Hicks Muse Tate and Furst? (Citigroup, Raúl Moneta, Cablevisión).

Ellos se hacen llamar  Scientists to Stop Covid-19, (científicos para detener el Covid-19), e incluyen a biólogos, químicos, un inmunobiólogo, un neurobiólogo, un cronobiólogo, un oncólogo, un gastroenterólogo, un epidemiólogo y un científico nuclear. Entre ellos, el biólogo Michael Rosbash, ganador del premio Nobel 2017.

Este grupo ha actuado como el intermediario para las compañías farmacéuticas que buscan un vínculo de buena reputación con los tomadores de decisiones de la Administración Trump. Ellos están trabajando de forma remota como una junta de revisión 'ad hoc' para la avalancha de investigaciones sobre el coronavirus, eliminando / descartando estudios defectuosos antes de que lleguen a los responsables políticos.

El grupo ha compilado un informe confidencial de 17 páginas con ideas tales como tratar a los pacientes con medicamentos potentes previamente utilizados contra el ébola, con dosis mucho más fuertes que las que se han probado en el pasado.

El informe fue entregado a los miembros del gabinete y al vicepresidente Mike Pence, jefe del grupo de trabajo sobre coronavirus.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y el Departamento de Asuntos de Veteranos ya han implementado recomendaciones específicas del grupo, tales como flexibilizar las regulaciones de fabricación y los requisitos de medicamentos específicos para coronavirus.

El director de los Institutos Nacionales de Salud, Francis Collins, dijo que estaba de acuerdo con la mayoría de las recomendaciones en el informe, de acuerdo con documentos revisados por The Wall Street Journal.

Dr. Cahill tiene una red de multimillonarios como Peter Thiel, Jim Palotta y Michael Milken, financieros que le otorgaron la legitimidad para llegar a los funcionarios en medio de la crisis. El grupo ha asesorado con frecuencia a Nick Ayers, el asistente de Pence, y a los jefes de la agencia a través de llamadas telefónicas durante el último mes.

Ellos dicen estar motivados por la oportunidad de participar con sus propias conexiones y conocimientos de ciencia en la batalla contra el coronavirus.

"Podemos fallar", dijo Stuart Schreiber, químico de la Universidad de Harvard y miembro del grupo. "Pero si tenemos éxito, podría cambiar el mundo".

Steve Pagliuca, copropietario de los Boston Celtics (equipo de la NBA) y copresidente de Bain Capital, uno de los inversores del Dr. Cahill, ayudó a copiar los borradores de su informe, y pasó una versión al Director Ejecutivo de Goldman Sachs Group Inc., David Solomon, quien se lo entregó al secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Hace 2 años, el frugal Dr. Cahill estaba estudiando para su maestría y doctorado en la Universidad de Duke, realizando investigaciones sobre enfermedades genéticas raras y se conectó con un amigo que le ofreció un trabajo en la compañía de su padre: Grupo Raptor.

Cahill se enganchó a invertir, en especial en ciencias de la vida. Él razonó que podría tener un mayor impacto identificando científicos prometedores y ayudándolos a resolver problemas, tanto científicos como financieros, que investigar por sí mismo.

Después de una temporada en Raptor, formó su propio fondo, Newpath Partners, con US$ 125 millones de un pequeño grupo de inversores ricos, incluido el incondicional Thiel (Pay Pal) y otros.

A principios de marzo, a medida que aumentaba el número de muertes de Covid-19, el Dr. Cahill estaba intrigado y un poco deprimido por la investigación sobre el virus. "La ciencia y la medicina fueron lo más alejado de todo lo que sucedía", dijo.

Una de las preocupaciones fue la FDA. Ellos identificaron fármacos de anticuerpos monoclonales que se adhieren a las células virales como el tratamiento más prometedor. Pero para fabricar el medicamento en cantidades suficientes, Regeneron Pharmaceuticals Inc., debía trasladar parte de su fabricación actual en Irlanda. Las normas de la FDA exigían una espera de un mes para su aprobación.

Un telefonazo a Charles Baker, el gobernador republicano de Massachusetts, hizo posible lo imposible. Así se está moviendo el grupo.