icon

Lograr vacunas basadas en genes ha sido un objetivo para los científicos en las últimas décadas. La tecnología permitió la creación de Sputnik V, Oxford/AstraZeneca, Johnson & Johnson, Janssen y CanSino.

El brote de COVID-19 ha impulsado el desarrollo de vacunas con tecnologías basadas en genes, lo que sugiere una protección futura contra múltiples enfermedades infecciosas no controladas.