icon

El nuevo reporte de vigilancia de variantes de SARS-CoV-2 en el Área Metropolitana de Buenos Aires identificó un caso argentino con la cepa británica. Pero la persona tenía antecedentes de viaje y realizó la cuarentena correspondiente.

La aparición de variantes virales es un proceso natural de la evolución de los virus. Pero igualmente es necesario evaluar el posible impacto de esos cambios genéticos sobre la propagación viral, la capacidad de causar enfermedad más severa y la efectividad de las vacunas.

icon

El virus que causa la COVID-19 está mutando con tanta frecuencia que sugiere que las personas vacunadas necesitarán inyecciones periódicas para mantenerse protegidas, de acuerdo a The Wall Street Journal.

Nuevas cepas de propagación más rápida podrían enfermar más a las personas o hacer que las vacunas sean menos efectivas.