icon

El mundo enfrenta dos problemas, la falta de acceso y la desconfianza generalizada en la seguridad de las soluciones. Honk Kong propone solucionar ambos abasteciéndo a su población con dos vacunas distintas.

Los habitantes de la ex colonia británica podrán elegir entre Sinovac de China y Pfizer/BioNTech de la farmacéutica estadounidense y alemana.

icon

En medio del colapso sanitario por las nuevas variantes y a un mes del inicio de la vacunación, no faltan quienes se aprovechan del poder para recibir la inmunidad de la inyección de COVID-19.

En Brasil se han administrado 2 dosis cada 100 personas, en comparación con 16 dosis cada 100 personas en Estados Unidos.

icon

La vacuna contra Covid-19 de dosis única Ad5-nCoV del productor chino de vacunas CanSino se convirtió en la 3ra. vacuna de China en publicar datos específicos de eficacia en ensayos de etapa final. La logística nacional de vacunas de China alcanzará su punto máximo después de las vacaciones del Festival de Primavera.

CanSino Biologics o CanSinoBIO es una empresa china de vacunas, fundada en 2009 por Yu Xuefeng, Zhu Tao, Qiu Dongxu y Helen Mao Huihua, que en marzo de 20119 comenzó a cotizar en la Bolsa de Valores de Hong Kong. La compañía informó en 2020 una cartera de vacunas en investigación que incluyen Ad5-EBOV para prevenir el ébola y Ad5-nCoV para COVID-19.1​ La compañía ha colaborado con el Consejo Nacional de Investigación de Canadá (NRC) en el desarrollo de vacunas.

icon

Todas las vacunas tienen el propósito de crear inmunidad frente al coronavirus, pero no todas siguen el mismo mecanismo. Algunas se basan en virus inactivados, otras en ARN o en adenovirus. 

icon

La compañía Sinovac aseguró tener la capacidad de producir unas 300 millones de dosis al año.

Coronavac es una de las 9 vacunas en fase 3 de ensayos clínicos en todo el mundo.