icon

Algunos desarrolladores de vacunas para coronavirus ya comenzaron investigaciones para actualizarlas respecto a las nuevas variantes. Otras no lo requieren, pero deberán brindar soluciones si el cuerpo humano termina desarrollando inmunidad contra los propios vectores virales.

Los vectores virales son virus modificados, inofensivos para el cuerpo humano, que se usan como vehículos para ingresar información genética a las células y generar inmunidad.

icon

Los expertos perfeccionaron la búsqueda del eslabón entre los murciélagos y el humano. Identificaron a dos, los hurones característicos de China y los conejos. Ambos se podrían haber estado vendiendo en un mercado de Wuhan.

Un zoólogo de la OMS dijo en una entrevista que habían encontrado ejemplares de tejón hurón chino entre los cadáveres en los congeladores del mercado húmedo. Aunque dieron negativo, esta especie similar a las comadrejas y las nutrias, tiene la capacidad de portar el virus.

icon

La mayoría de las personas están expuestas a los coronavirus estacionales antes de los cinco años. Por eso, uno de cada cinco porta anticuerpos que reconocen al Sars-coV-2 pero no son neutralizantes ni mitigan la gravedad de los síntomas. 

La parte más importante del coronavirus es la proteína de pico en su superficie, que es la que se acopla a las células humanas. También es la parte más distintiva del virus, por lo que es poco probable que los anticuerpos contra los virus estacionales lo reconozcan y combatan.

icon

Las expectativas no son elevadas, dado el tiempo que ya transcurrió desde el inicio de la pandemia. Pero la organización internacional buscará nuevamente descubrir el origen del virus. Los expertos ya visitaron hospitales, institutos y un mercado húmedo.

Durante tres horas los expertos estudiaban la evidencia al interior del Instituto, mientras los guardias vigilaban la entrada.

icon

Más de cien personas son positivas de Covid y los análisis demostraron que la mutación ya está en Europa. Ahora se realizan pruebas masivas y preocupa la eficacia de las vacunas.

Las nuevas cepas del Sars-cov-2 están resultando más transmisibles que las originales.

icon

El compuesto se administra actualmente a pacientes en tratamiento oncológico por mieloma múltiple. Los resultados preliminares mostraron su potencial contra el COVID-19 y limitados efectos adversos.

La dificultad de encontrar un fármaco para coronavirus es que los antivirales tradicionales se dirigen a enzimas que pueden mutar y generar resistencia, como el caso del remdesivir.

icon

En Estados Unidos estudiaron 5 mil secuencias genéticas y demostraron que las mutaciones se han ido acumulando. Aparentemente en una de ellas, el virus tiene mayor capacidad de propagación. 

El informe preliminar indicó que no hay registros de que el virus sea más letal.

icon

El gran desafío es cómo fabricar medicamentos para virus que aún no existen. Alguien deberá hacerse cargo. La experiencia no es promisoria porque indica que cuando decrece el contagio, se abandonan las investigaciones.

SARS-CoV-2 fue "suficientemente distinto" de los otros 3 betacoronavirus de gravedad detectados en humanos, SARS y MERS. Pero se encuentra con una identidad del 88% con los 2 coronavirus similares al síndrome respiratorio agudo severo derivado del murciélago (SARS), bat-SL-CoVZC45 y bat-SL-CoVZXC21, recolectados en 2018 en Zhoushan, este de China, pero más distantes de SARS-CoV (aproximadamente 79%) y MERS-CoV (50%).