icon

Investigadores de Singapur crearon un nuevo método para reducir el uso de combustibles fósiles no renovables y demostrar que se puede optar por procesos más sustentables. 

A nivel global se desechan ocho millones de toneladas de caparazones de crustáceos al año.