icon

Los expertos perfeccionaron la búsqueda del eslabón entre los murciélagos y el humano. Identificaron a dos, los hurones característicos de China y los conejos. Ambos se podrían haber estado vendiendo en un mercado de Wuhan.

Un zoólogo de la OMS dijo en una entrevista que habían encontrado ejemplares de tejón hurón chino entre los cadáveres en los congeladores del mercado húmedo. Aunque dieron negativo, esta especie similar a las comadrejas y las nutrias, tiene la capacidad de portar el virus.

icon

La organización buscará, nuevamente, descubrir el origen del virus. Pero las expectativas no son elevadas dado el tiempo que ya transcurrió y que China quiere desligarse de toda responsabilidad sobre la pandemia de COVID-19. 


Luego de cumplir con una estricta cuarentena por haber viajado desde otros países, los investigadores salieron hoy a comenzar el estudio.