icon

El Departamento de Comercio de USA ha colocado a Semiconductor Manufacturing International Corporation (SMIC) en su lista negra de exportación, apretando los tornillos del mayor fabricante de chips de China y aumentando las tensiones tecnológicas con Beijing. La acción de la Administración Trump obligará a cualquier proveedor estadounidense de SMIC a obtener una licencia del gobierno de USA antes de venderle a la empresa, consolidando las restricciones de exportación vigentes para otras empresas de tecnología chinas, incluidas Huawei y Hikvision.

Instalaciones de SMIC, en Shanghai, China.

icon

Advanced Micro Devices acordó comprar el fabricante de chips californiano rival Xilinx en una transacción de US$ 35.000 millones. En 2020, el total las compraventa de empresas de semiconductores ya supera los US$ 100.000 millones. Es evidente que está ocurriendo una gran concentración de la industria: hay enormes desafíos por delante porque viene el 5G, Internet de las Cosas y la computación en la nube, todas demandas enormes de microprocesadores más sofisticados y potentes.

¿Por qué sucede esto? Porque los grandes fabricantes de chips necesitan más volumen de negocios para dominar el sector inalámbrico 5G y el "Internet de las cosas", así como el cambio continuo de la industria de TI hacia la computación en la nube.