icon

Los hallazgos se lograron luego de escanear los cráneos de 11 personas, antes del viaje y cuando volvieron a la Tierra. Las imágenes obtenidas aportan mucha luz a los estudios de neuroplasticidad. 

Tras seis meses en órbita, la materia gris y blanca del cerebro experimenta grandes cambios adaptativos.