icon

El gobierno militar de Myanmar anunció una amnistía para más de 20.000 presos... mientras alista una ley de ciberseguridad que le permitirá regular el uso y alcance de Internet en su territorio. Un torrente de ira y desafío ha llevado a decenas de miles de personas a manifestaciones nacionales exigiendo que los generales del país renuncien al poder.

El general Min Aung Hlaing, un hombre que los expertos de la ONU han dicho que debería ser investigado por genocidio, es ahora el líder del país.